Ya se sabía que la pequeña compañía de vehículos Smart, fruto de la unión de Swatch y Mercedes, daría un cambio radical en su línea de negocio para los años venideros y por fin se ha hecho oficial. De esta forma, el fabricante de vehículos urbanos pasará a producir solamente vehículos cien por cien eléctricos a partir de 2020.

De hecho la línea de producción de Smart ya iba por esa línea donde de las dos versiones que comercializa, el Smart ForTwo y el Smart ForFour, ambas están disponibles con un tren de potencia cien por cien eléctrico. No hace mucho os mostramos de primera mano cómo se comportaba el más pequeño de ambos.

El anuncio lo ha realizado Dieter Zetsche, presidente del Consejo de Administración de Daimler AG y jefe de Mercedes-Benz Cars durante la asamblea nacional de accionistas. En el caso de Mercedes y la electrificación de sus modelos, la marca alemana mira un poco más lejos ya que será para 2022 cuando al menos un modelo de cada segmento será completamente eléctrico.

El anuncio de este cambio de política, de momento, se aplicará de momento sólo en Europa porque en Estados Unidos las ventas de las versiones eléctricas de Smart están siendo testimoniales (desde que arrancó 2018, sólo se han vendido allí menos de 300 Smart ForTwo ED), por lo que la intención es mantener los modelos con motor convencional.

Únicamente en California, donde tanto las normas medioambientales como la aptitud ecológica de los angelinos propician este tipo de ventas podría hacer que en ese Estado sólo se lanzasen las versiones eléctricas mientras que en el resto de Norteamérica podrían llegar incluso a desaparecer.

Eso sí, debemos pensar que el enfoque de los modelos Smart son netamente ciudadanos por lo que no se espera que cuenten con demasiada autonomía ya que su propósito no es poder recorrer largas distancias.