La marca japonesa Toyota ha anunciado que la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil (ATGC) ha adquirido cuatro unidades de la última generación del Toyota Prius. La marca que más híbridos vende en todo el mundo, pionera con su Toyota Prius, expondrá una unidad en el Salón Internacional de Seguridad 2018 que se celebrará en IFEMA.

¿Por qué un Toyota Prius para la Guardia Civil?

Según la marca, la Guardia Civil ha elegido el Toyota Prius por su reducido consumo y su sostenibilidad medioambiental. Recordemos que esta última generación del Toyota Prius cuenta con un bloque de gasolina 1.8 que, junto al pequeño motor eléctrico, genera una potencia de hasta 122 CV.

Es una berlina compacta apta para llevar hasta a 4 pasajeros con unas formas bastante «peculiares» de 4,5 metros de largo y que tiene un maletero de hasta 502 litros de capacidad, en función de si se monta rueda de repuesto o no.

Es un híbrido convencional, por lo que su pequeña batería se recarga mediante el motor de combustión y la regeneración que produce la frenada. Este Toyota Prius puede circular hasta 2 kilómetros en modo 100% eléctrico.

¿Para cuándo coches eléctricos?

Las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado se está electrificando poco a poco. Muchos cuerpos de seguridad locales ya tienen vehículos 100% eléctricos para circular por un radio urbano. Recordemos, que la propia Guardia Civil adquirió un Nissan Leaf de 24 kWh.

La actual oferta de vehículos eléctricos no es suficiente como para que un estamento tan importante como la Guardia Civil, que realiza miles de kilómetros diariamente, convierta su flota de vehículos de combustión en una flota totalmente electrificada. Sin embargo, poco a poco deben ir realizando la transición natural hacia la movilidad eléctrica.

En otros países con mayor potencial económico y unas políticas más favorables en lo que respecta a la compra de vehículos eléctricos, los cuerpos de seguridad ya tienen Teslas en sus equipos, con una autonomía suficiente para cualquier suceso que pueda ocurrir.