Tras haber mostrado un anticipo hace algunas semanas, Audi finalmente ha dado a conocer su nuevo prototipo de vehículo eléctrico en Pebble Beach. El Audi PB18 e-tron, que es así como se ha denominado, se presenta como un vehículo radical creado para usar tanto en carretera como circuito y que bebe de las fuentes de toda la experiencia acumulada por Audi en el Mundial de Resistencia y las 24 Horas de Le Mans.

Su nombre hace referencia en primer lugar a Pebble Beach (PB) y por otro al Audi R18 e-tron, el vehículo de competición englobado dentro de la categoría LMP1 que tantos éxitos cosechó en Le Mans y también en el resto de carreras de resistencia.

Audi PB18 e-tron: sin concesiones

El Audi PB18 e-tron ha sido diseñado en el estudio de diseño de Audi en Malibú, California. Es allí donde se trabaja donde se trabaja constantemente para actualizar el diseño de la marca de cara al futuro y por ello este prototipo nos puede recordar a otro mostrado en 2017, el Audi Aicon. Pero mientras este estaba pensado como vehículo de lujo completamente automatizado para viajes de largo recorrido, el PB18 e-tron ha sido creado como una máquina desarrollada para la conducción más radical, tanto dentro como fuera de los circuitos.

El nombre interno del proyecto de este prototipo fue “Level Zero”, en una clara referencia a los niveles de conducción autónoma. En este caso, el conductor controla todo y se ha dejado a un lado los sofisticados sistemas de conducción automatizada, ni elementos de confort que añadan peso innecesario.

En el habitáculo, el asiento del conductor y el puesto de mando están integrados en una carcasa interior monocasco que puede deslizarse lateralmente. Cuando el conductor viaja solo, el monocasco puede posicionarse en el centro, como en un vehículo monoplaza, una configuración perfecta para conducir en circuito. Esto es posible gracias a la tecnología by-wire utilizada para la dirección y los pedales, que hace que no sea necesaria una conexión mecánica entre los elementos de control.

Cuando el módulo del puesto de conducción se desliza hasta su posición lateral, desde donde el PB18 e-tron se puede conducir a diario como un vehículo convencional, queda espacio para un acompañante. Bajo el piso del vehículo, listo para ser utilizado, se integra el asiento del pasajero, equipado con un cinturón de seguridad de tres puntos de anclaje. El conductor también se beneficia de la posición del módulo de conducción al entrar o al salir del vehículo, pues éste último puede desplazarse para facilitar esta maniobra al abrir la puerta.

A pesar de ser eléctrico, la configuración del PB18 e-tron es similar a la de un vehículo de motor central, por lo que el centro de gravedad se sitúa por detrás de los asientos y delante del eje trasero para un óptimo reparto de pesos. Una combinación de elementos entre los que se encuentra el aluminio, la fibra de carbono y compuestos multi-material, garantizan que la carrocería del Audi PB18 e-tron se quede en un peso reducido a lo que ayuda la batería de estado sólido que deja el peso en sólo 1.550 kg.

Las dimensiones son 4,53 m de largo por 2,00 metros de ancho y sólo 1,15 m de altura con una distancia entre ejes de 1,70 metros. En su vista lateral atrae la línea del techo ligeramente inclinada, que se extiende hacia la parte posterior y desemboca en unos enormes pilares C. Junto con la gran luneta trasera en posición casi vertical, el diseño es una reminiscencia del concepto shooting brake, la síntesis de un coupé con la parte posterior de un station wagon. De esta forma y en contra de lo que podríamos pensar, cuenta con un espacio para el equipaje de 470 litros de capacidad.

Heredado de la competición, la salida de aire del difusor trasero está en posición elevada. El difusor puede moverse hacia abajo mecánicamente para aumentar la carga aerodinámica. El alerón trasero, que normalmente está fijo, puede extenderse hacia atrás con el mismo objetivo.

Los faros con luz láser de carretera de largo alcance son un signo emblemático de la transferencia de la tecnología utilizada en competición. Este sistema debutó en el Audi R18 de Le Mans. En el campo de visión del conductor se encuentra una superficie OLED transparente, que entre otras informaciones puede mostrar, por ejemplo, la trazada ideal para la próxima curva de forma precisa, utilizando para ello los datos de navegación y la electrónica del vehículo. En configuración de carretera, se muestran los datos de navegación u otro tipo de información útil en el día a día.

Audi PB18 e-tron: tres motores eléctricos y tracción quattro

El Audi PB18 e-tron cuenta con tres motores eléctricos, uno en el eje delantero y dos en el trasero. Estos dos últimos transmiten la fuerza a cada una de las dos ruedas posteriores mediante un árbol de transmisión. La potencia total de salida es de hasta 150 kW (204 CV) para el eje delantero, y de 450 kW (612 CV) para el trasero pero con un un modo boost en el que el conductor puede contar temporalmente con hasta 570 kW (775 CV). El par combinado de hasta 830 Nm permite al concept car acelerar de 0 a 100 km/h en poco más de 2 segundos.

El sistema Torque Control Manager, que funciona junto al control electrónico de estabilización (ESC), distribuye de forma activa el par a las ruedas de los ejes delantero y trasero según sea necesario, para proporcionar la máxima dinámica y una estabilidad superior.

La batería de estado sólido con refrigeración líquida tiene una capacidad de 95 kWh. Una carga completa proporciona una autonomía de más de 500 km, según el ciclo WLTP. El Audi PB18 e-tron está diseñado para utilizar sistemas de carga de 800 voltios de tensión, por lo que la batería puede recargarse completamente en aproximadamente 15 minutos.

El Audi PB18 e-tron también puede recargarse sin necesidad de cables a través del sistema de carga por inducción Audi Wireless Charging (AWC). Para ello, se coloca una plataforma de recarga con una bobina integrada, que se conecta a la fuente de alimentación, en el piso de la plaza de aparcamiento en el que se va a estacionar el vehículo. El campo magnético alterno induce un voltaje en la bobina secundaria instalada en los bajos del automóvil a través del aire, lo que permite la recarga inductiva.

Tanto el eje delantero como el trasero cuentan con suspensiones independientes con brazos de control transversales superior e inferior, y un sistema push-rod para la suspensión delantera y de tipo pull-rod en la suspensión trasera, una solución habitual en los coches de competición. En ambos ejes se utilizan amortiguadores adaptativos magnetic ride. La base de partida para este desarrollo ha sido el Audi R18 e-tron quattro de Le Mans.

Las llantas de 22 pulgadas de diámetro están equipadas con neumáticos en formato 275/35 en el eje delantero, y 315/50 en el trasero. Los grandes discos de freno de carbono tienen un diámetro de 19 pulgadas (483 cm).