En coches del Grupo Volkswagen –SEAT, Audi, Skoda, Volkswagen…- existe el testigo EPC, de ‘Electronic Power Control’, que se enciende para indicar un problema del sistema electrónico de control del motor. Y en realidad, es un testigo de avería que puede estar indicándonos un fallo en una multitud de componentes. Es decir, que no es demasiado preciso, ni nos indica nada realmente concreto, sino que el testigo EPC se puede encender por multitud de averías diferentes.

Si en tu coche se enciende el testigo EPC (Electronic Power Control), puede estar indicándote una avería del cuerpo de aceleración, del pedal del acelerador, del sistema de control de tracción o de cualquier componente electrónico de todo este sistema. Es decir, que se podría encender incluso porque una de las luces de freno se haya quemado. Hay muchos motivos distintos por los que se puede encender en nuestro coche el testigo EPC. Y esto es porque, aunque antes el freno de mano, la dirección o el pedal de aceleración eran íntegramente mecánicos, a día de hoy cuentan con sistemas electrónicos.

testigo epc

Qué significa que se encienda el testigo EPC en tu coche y de qué avería te está avisando

El sistema EPC es el que se encarga de controlar la ignición y el funcionamiento general del motor; es decir, que es el que se encarga de regular la mariposa de aceleración en base a la señal que se envía desde el propio sensor del pedal del acelerador. Pero este sistema electrónico de aceleración, en realidad, está vinculado de forma directa a otros muchos sistemas del vehículo. Por eso, es posible que además de encenderse el testigo EPC también se enciendan otros testigos alertándonos de una avería algo más concreta.

Cuando se produce un fallo o una avería de este tipo, que hace que se ilumine el testigo EPC en el cuadro de instrumentos, el sistema electrónico del vehículo va a intentar proteger el motor. Y esto quiere decir que, de forma automática, el coche se va a encargar de limitar la aceleración del vehículo, por ejemplo. Es decir, que podemos notar que nos falta aceleración, o podemos ver que la velocidad máxima de funcionamiento del vehículo está limitada por control electrónico. Cuando todo esto ocurre, la severidad del problema y los síntomas que vamos a notar pueden ser muy distintos en función de la causa.

Es importante hacer un escaneo del sistema electrónico porque nos dará un código de avería. Y con este código de avería sí que se puede identificar de manera precisa cuál es el fallo que está sufriendo el vehículo y cuál es el motivo de que se encienda el testigo EPC. A partir de eso se podrán tomar medidas solucionando la avería que le esté afectando a nuestro coche. Sin este código, en realidad, es realmente difícil saber qué es exactamente lo que le ocurre.