Que un coche dé tirones es algo relativamente normal, o más bien un problema frecuente. Si en el arranque o cuando vamos en marcha el vehículo pega ciertos tirones, muy probablemente se trate de una avería relacionada con la mecánica, pero puede deberse a diferentes posibilidades y te las contamos todas. Además, te explicamos cómo resolverlo en caso de que sea posible no acudir al mecánico.

Mi coche da tirones ¿qué avería puede ser?

Uno de los problemas más frecuentes, y de los motivos por los que el coche da tirones, está relacionado con el encendido. Concretamente a un problema con las bujías o sus propios cables. Y si se debe a esto, tranquilo porque es barato de resolver y además ya te explicamos cómo cambiar las bujías. Pero si no es este el problema, también puede deberse a un problema en el cable del acelerador, que esté desgastado o desajustado, y en este caso sí es recomendable acudir al taller para que solucionen el problema. Cuando también deberíamos ir al taller es en caso de que estos tirones se deban a un problema en el catalizador, normalmente algún tipo de obstrucción que no permite la correcta expulsión de gases.

taller de coches

Dependiendo de la mecánica de tu coche, otro posible problema por el que da tirones es que los inyectores estén sucios. En este caso, lo más sencillo es comprar un líquido de limpieza específico, con un coste de apenas 15 ó 20 euros, que se deposita en el propio depósito de combustible y en el ciclo normal elimina impurezas y restos. Pero si has notado estos tirones después de una conducción agresiva, y eres consciente de ello, entonces quizá el problema se deba a la bobina del motor, estropeada por circular revolucionando demasiado el vehículo. No obstante, si tu coche tiene una única bobina no son tirones lo que vas a notar, sino que directamente el coche no arranca.

Hay algunas otras posibles averías que pueden causar que el coche dé tirones, como por ejemplo una acumulación de residuos en el filtro de la gasolina, o bien un problema relacionado con el sistema de admisión, muy similar. Tanto en un caso como en el otro, con pocos conocimientos podríamos resolverlo sin acudir al taller, aunque siempre es recomendable hacerlo, para comprobar que no se trata de una avería más grave, y que estos tirones acaben convirtiéndose en algo peor.

Otros motivos por los que un coche puede ‘dar tirones’

Son muchos los motivos por los que un coche puede dar tirones. Siempre es conveniente que sea un experto el que revise su mecánica y dé con el porqué. No obstante, añadiendo a la lista otra causa posible, podemos hablar del líquido refrigerante. Es el que se encarga de que la temperatura sea óptima en el motor y sus componentes asociados; pero no solo evita sobrecalentamientos, sino que además sirve para evitar el mal funcionamiento en temperaturas demasiado bajas.

Un anticongelante, que sencillamente es un tipo de líquido refrigerante, se encarga de que la temperatura del motor no sea excesivamente baja desde pocos segundos después de arrancar. Así, nuestro coche –con su líquido refrigerante anticongelante en buen estado-, tardará menos tiempo en alcanzar la temperatura idónea de funcionamiento y, por lo tanto, nos evitaremos los tirones en frío.