Seguro que te sonarán nombres como ‘A Todo Gas’‘Need for Speed’ ¿verdad? A lo largo de los años hemos disfrutado de decenas de películas y de videojuegos en torno al tuning, pero ¿dónde tiene el origen la personalización de vehículos? No es algo de los últimos años, ni muchísimo menos, y en este vídeo te cuento cuál es la historia del tuning y los detalles sobre cómo empezó todo esto.

Mucho antes de que el tuning barroco llegase a España, en el año 1938 Vic Edelbrock ya estaba haciendo sus ‘pinitos’ en esto del tuning. En aquel año, junto a Tim Thuckston trató de modificar un Ford Roadster de 1932 para aplicarle mejoras técnicas, para aumentar su rendimiento, sin demasiado éxito. Pero más adelante sí que lo consiguió creando un colector de admisión personalizado que bautizó como ‘The Slingshot’. Este colector de admisión permitía utilizar dos carburadores Stromberg 97 para eliminar el cuello de botella de su mecánica y aumentar el rendimiento de manera sustancial.

La historia del Tuning: de Vic Edelbrock a George Barris

Con este colector de admisión y otras mejoras sobre su Roadster, Vic Edelbrock batió un récord de velocidad nacional en el cuarto de milla: 195,45 km/h. Pero no era el único que se dedicaba en aquellos años a modificar su vehículo. También lo hacían los contrabandistas de licor que, sin toca la estética en lo más mínimo, buscaban más velocidad para poder escapar de las autoridades de manera discreta. Y que, con estas mismas modificaciones que hacían a sus coches, también se dedicaban a competir en ‘carreras’ de velocidad punta en sitios como el Salar de Bonneville  Este es también, en cierta medida, el origen de la NASCAR.

Otra persona que tuvo mucho que ver con el origen del tuning es el archiconocido George Barris, el ‘Rey de los Personalizadores’. Empezó su actividad en torno al año 1938 con una personalización casera al coche de sus padres, con productos de ferretería. Más adelante retocaría los coches de sus vecinos también, a quienes les llamó la atención lo que había hecho con el vehículo de la casa. Pero poco a poco se haría un nombre en este sector hasta convertirse en la referencia e introducirse en Hollywood. Tanto es así que nos dio vehículos únicos como El coche fantástico o el de La familia Monster, entre muchos otros.

El tuning en España, una moda que murió con la crisis económica

En España. el tuning apareció por la influencia europea, concretamente la del tuning alemán de los 90. Aquí llegó más tarde y gracias a la buena situación económica que se vivía en España. Los videojuegos y las películas de otros países ayudaron a que la moda naciera en España, y a que los jóvenes tomaran interés por personalizar sus coches para diferenciarse del resto. Se llegaron a mover nada menos que 450 millones de euros al año en este sector, pero la crisis de final de década debilitó el mercado.

El estacazo final fue en el año 2011, con los cambios legislativos en España, que impidieron las modificaciones después de matriculación. O más bien, que dificultaron este tipo de modificaciones. Desde entonces, aunque la personalización de coches se ha mantenido, productos como la revista Maxi Tuning han dejado de tener sentido y lo más habitual es ver modificaciones ‘tipo racing’, y sobre todo ofrecidas de forma directa por los propios fabricantes de vehículos.