El creciente auge del mercado de segunda mano

La compra-venta de vehículos de segunda mano ha crecido mucho en España en los últimos cuatro años. Actualmente, el mercado de coches de segunda mano genera más beneficios a los concesionarios que la venta de vehículos nuevos. El principal motivo de este fenómeno reside en el ahorro que supone este tipo de compra. Los coches, aunque se han hecho indispensables, siguen siendo un artículo muy caro, no en vano, comprar un coche sigue siendo uno de los principales motivos por el que solicitar un préstamo bancario. La segunda mano permite comprar el coche que mejor se adapte a la economía familiar.

Tipos de compra

Veamos los diferentes tipos de compra que hay en el mercado automovilístico:

Vehículos nuevos

Son los vehículos que ni han sido utilizados, ni han sido matriculados desde que salieron de la fábrica. Su estado es inmejorable y, por eso mismo, tienen el precio más alto del mercado. Además ofrecen un período de garantía y la seguridad de que nunca nadie ha conducido antes el vehículo.

Renting: alquiler de vehículos a largo plazo. Ofrece grandes ventajas y beneficios a autónomos y empresas. El coche no es propiedad del conductor, que lo alquila pagando una cuota fija. En algunos casos también es necesario pagar una fianza.

Leasing: alquiler de vehículos a largo plazo. Ofrece grandes ventajas y beneficios a autónomos y empresas. Es un sistema de financiación enfocado a la compra final del coche, aunque, llegado el momento, el cliente puede decidir no ejecutar la opción de compra. En caso de comprar el vehículo, el comprador solo tendrá que abonar la cantidad restante para amortizar el precio del vehículo. Aporta unas ventajas tales como: los gastos de mantenimiento están incluidos en el contrato de arrendamiento -no incluye gasolina, peajes…-, las mensualidades son más bajas, permite tener coche nuevo cada poco tiempo…

Segunda mano

Particulares: cuando un particular quiere cambiar de coche o, simplemente, deshacerse de él, tiene la opción de ponerlo a la venta. Es este propietario quien pone el precio de venta del vehículo teniendo en cuenta factores como el precio de mercado del coche, los años de antigüedad, el número de kilómetros recorridos, si sufre alguna avería que necesite ser reparada…

Vehículos de ocasión: son coches que ya han sido matriculados, motivo por el cual no se los puede considerar vehículos nuevos. Estos coches reciben el nombre de vehículos seminuevos, ya que no suelen haber recorrido más de 15.000 kilómetros. Por lo general, han tenido un único propietario o han sido vehículos leasing.

Kilómetro cero: son un tipo de vehículos de ocasión. Los concesionarios, por distintas razones, se ven obligados a matricular un número determinado de vehículos. Desde el mismo momento en que un coche es matriculado, baja su valor -a pesar de que este tipo de automóviles no se hayan usado o tengan solo unos cientos de kilómetros en su haber-. Ese corto kilometraje hace que su precio sea un poco más bajo que el de un vehículo nuevo.

Si vas a comprar un coche, la segunda mano puede ser una opción muy a tener en cuenta. Todo dependerá de para qué quieras el automóvil y cuánto dinero puedes y/o estás dispuesto a gastar.