Los dispositivos de seguridad activa del vehículo son todos los elementos que contribuyen a proporcionar una mayor eficacia y estabilidad al vehículo durante la circulación, y están desarrollados con la intención de evitar un accidente. Pero ¿cuáles son los dispositivos de seguridad activa? Y también ¿cuáles son los dispositivos de seguridad pasiva? Que, entre otras cosas, están pensados para minimizar las consecuencias de un accidente.

Dispositivos de seguridad activa del vehículo

A diferencia de los dispositivos de seguridad pasiva, los elementos de seguridad activa cumplen su función, entre otras cosas, tratando de evitar el accidente. Estos son los elementos de seguridad activa:

  • Sistema de frenos.
  • Sistema de dirección.
  • Sistema de suspensión.
  • Neumáticos.
  • Sistema de iluminación.
  • Sistemas electrónicos de asistencia a la conducción.

El sistema de frenos sirve para la detención del vehículo y puede contar con tecnologías como el ABSobligatorio en todos los vehículos-, que optimizan su funcionamiento. El ABS, en concreto, impide que los frenos se bloqueen y, por tanto, que el vehículo pueda deslizar. Además, también permite que se cambie de dirección aún cuando se está frenando.

El sistema de dirección permite la maniobrabilidad del vehículo; y el sistema de suspensión mantiene estable el vehículo, además de absorber las irregularidades del pavimento. Otros sistemas relacionados con la suspensión, como las barras estabilizadoras, controlan el balanceo de la carrocería en curva para mantener el vehículo en su trayectoria. De esto también dependen los neumáticos, que garantizan la adherencia al pavimento.

El sistema de iluminación no solo permite la visibilidad del conductor, sino que también permite que seamos vistos. Y los sistemas electrónicos de asistencia a la conducción, como el ESP, actúan de forma constante para que el vehículo se mantenga en la vía.

Dispositivos de seguridad pasiva del vehículo

Por su parte, los dispositivos de seguridad pasiva están planteados para minimizar las consecuencias de un impacto; es decir, que actúan principalmente en caso de un accidente de tráfico. Estos son los elementos de seguridad pasiva:

  • Los cinturones de seguridad.
  • Los airbag.
  • La carrocería del vehículo.
  • Los reposacabezas.
  • Los cristales del vehículo.

La carrocería del vehículo cuenta con elementos para la absorción del impacto. Hay elementos deformables como los paragolpes, entre otros. Los cristales, como el del parabrisas, están preparados para laminarse y no romperse, en tanto que podrían saltar astillas a los ocupantes del vehículo.

Los Airbags

Son unas bolsas que, mediante un sistema pirotécnico, se inflan en fracciones de segundo cuando el coche choca con un objeto sólido a una velocidad considerable. Su objetivo es impedir que los ocupantes se golpeen directamente con alguna parte del vehículo. Actualmente existen las bolsas frontales, laterales, tipo cortina (para la cabeza) e incluso para las rodillas.

El cinturón se encarga de retener el cuerpo de los ocupantes, evitando que impacten dentro del coche; y el airbag absorbe la fuerza con que se desplazan los ocupantes. El reposacabezas, por su parte, protege a los ocupantes del latigazo vertical que se podría producir cuando, después de desplazarse los pasajeros hacia delante, vuelven de nuevo –y de forma violenta- hacia detrás.