El precio del segundo de coche es uno de los factores clave que deberíamos considerar antes de comprar un coche nuevo. Es una de las variables más interesantes entre los gastos que genera un vehículo, además del mantenimiento y algunos otros. Ahora bien ¿de qué depende? El pago, que suele ser anual aunque puede fraccionarse, tiene una horquilla de precios realmente amplia. Y hay, además de otros menores, tres factores fundamentales que lo determinan en su cuantía.

El conductor

No va a pagar lo mismo un adulto que un joven, por norma general, y es algo que a grosso modo conocemos todos. Ahora bien, siendo el conductor uno de los factores fundamentales en el precio del seguro de coche, hay varias puntualizaciones que revisan las aseguradoras.

Por un lado, la experiencia del conductor asegurado –a mayor experiencia, menor precio-, en tanto que se considera factor de riesgo la falta de accidente. Pero además de su experiencia al volante, medida por la antigüedad del carné, también se tiene en cuenta el historial de conducción que se valora según la siniestralidad. Estos factores son los que se tienen en cuenta para estipular el precio de la prima, además de la cantidad de conductores y sus particularidades según lo recién descrito.

El uso

Sin considerar quién –o cómo- eres y cuál es tu coche, las compañías aseguradoras tienen en cuenta cómo vas a utilizar tu coche, o más bien dónde. Se tiene en cuenta este factor porque se considera un mayor riesgo en circulación urbana con tráfico denso que en autopista, por ejemplo.

Ahora bien, no vas a decirle a tu seguro qué rutas vas a hacer, pero sí dónde vives. En Madrid y Barcelona, por ejemplo, las primas suelen ser más caras que en zonas rurales o de menor población. En Galicia tienen los precios más caros, con Pontevedra a la cabeza entre los seguros a terceros.

El coche

Por supuesto, el modelo del coche es uno de los factores clave. Ya no importa cómo conduces y por dónde, sino el qué. En este sentido se tiene en cuenta el precio del propio modelo y su segmento, además de la potencia del motor.

En cuanto al segmento, esta consideración está estrechamente ligada al estilo de conducción, motivo por el cual el precio de un monovolumen será siempre más bajo, por su prima, respecto al de un deportivo. Y aunque tiempo atrás el color fue un factor para la determinación del precio del seguro, ya no es así.