Un coche embargado suele terminar en una subasta y es una buena oportunidad, porque nos saldrá mucho más barato de lo normal. Solo hay que conocer bien dónde comprar coches embargados y, sobre todo, qué implicaciones tiene esta situación. Es decir, saber la respuesta a cuestiones como «¿Se pueden comprar y vender con normalidad?» o «¿Voy a tener algún problema si compro un coche embargado?» Vamos a verlo.

Dónde comprar coches embargados

Dónde más coches embargados a la venta vamos a encontrar, y por tanto más fácil vamos a tenerlo para comprar uno, es a través de Subasta Pública. Estos coches embargados provienen de los Ayuntamientos, de las Comunidades Autónomas, del Estado y de la Agencia Tributaria –entre otros-. Pero además de aquí, también podemos comprar coches embargados, siempre en subasta, a través de entidades privadas. Sobre todo, a través de bancos y entidades financieras.

A la hora de comprar un vehículo embargado debes tener en cuenta que lo vas a comprar tal cual está. No es como comprar un coche de segunda mano a un particular o un profesional, donde vas a poder verlo, probarlo incluso –en algunos casos- y disponer de una garantía. Un vehículo embargado se compra sin ver, sin probar y sin garantías de ningún tipo. No obstante, se nos ofrecen la información técnica del coche e información relevante.

La gran ventaja de los coches embargados está en el precio de venta, que puede llegar a ser de hasta el 50% sobre su importe normal. No obstante, hay que tener en cuenta que comprar un coche de este tipo conlleva riesgos, sobre todo, por la falta de información precisa sobre lo que estamos adquiriendo.

¿Se pueden comprar y vender coches embargados? Esto es lo que debes saber

Sin ningún tipo de problema, sí, puedes comprar un coche embargado porque la transferencia está permitida. Sin embargo, hay que saber que si el vehículo tiene cargas, el comprador va a tener que satisfacerlas. Si estás en la posición de comprador, te tienen que informar en caso de que existan cargas y los detalles sobre ello. Y en caso contrario, estaríamos ante una estafa que se puede denunciar. En todo esto, ten en cuenta que se puede solicitar a la DGT un informe que nos revelará si existen cargas sobre el vehículo embargado y de qué tipo son.

En la posición de vendedor, es decir, si queremos vender un coche embargado, hay que asegurarse de que no existan cargas sobre el vehículo. Y en caso de que existan, habría que satisfacerlas o avisar al comprador.