Los conocidos como aceites long life son aceites, lubricantes de motor, que se categorizan de forma especial –y diferenciada del resto- por la sencilla razón de que duran más tiempo y además son capaces de permitirnos hacer más kilómetros sin tener que hacer un cambio de aceite. Pero claro, tienen que utilizarse junto a un filtro de aceite adecuado, además de que son algo más caros que el resto de lubricantes de motor.

El aceite del motor se utiliza para reducir la fricción entre los componentes móviles del motor; es decir, que sirve para el óptimo funcionamiento de la mecánica, pero también para el correcto mantenimiento del motor, para que su vida útil sea lo más larga posible. Si no llevamos el lubricante del motor en correcto estado se pueden provocar averías importantes sobre la mecánica. Pero dentro de los lubricantes hay varios tipos, y uno de ellos es el aceite long life, que tiene ciertas ventajas frente al resto.

Qué son los aceites long life para motor de coche

Los aceites long life, como avanzábamos, son lubricantes de motor de tipo especial que se caracterizan por una mayor duración. Son lubricantes que están tratados para que, en lugar de tener que hacer el cambio de aceite del motor cada 10.000 a 15.000 kilómetros, como ocurre con un lubricante de motor típico, podamos hacer la sustitución del mismo cada 30.000 kilómetros, aproximadamente. Es decir, que pueden llegar a aguantar el doble. Esta es la gran ventaja que ofrecen, pero tienen ciertas pegas como que son más caros que un lubricante normal, y además tienen que utilizarse con un filtro especial de larga duración.

Aceites long life frente a aceites de motor ‘normales’ ¿cuál es la diferencia?

Un lubricante normal se tendrá que sustituir tras un año, o después de haber recorrido entre 10.000 y 15.000 kilómetros, lo que antes ocurra. Y el aceite long life aguantará en torno a los 30.000 kilómetros o lo tendremos que sustituir después de dos años, que será cuando pierda sus propiedades. Ahora bien, los hay que son capaces de aguantar dos años o hasta 50.000 kilómetros. Pero, efectivamente, como ya comentábamos en el anterior punto, no solo tienen un precio más elevado sino que además nos obligarán a llevar un filtro de aceite en el motor de nuestro coche que también sea capaz de aguantar ese tiempo, o bien ese kilometraje. Y por lo tanto, también vamos a tener que hacer un desembolso algo mayor en el correspondiente filtro del aceite del motor.

Algunos modelos llevan aceite long life de serie, es algo que podemos revisar en el libro de mantenimiento de nuestro coche. Si no es así, y queremos ponerlo en nuestro vehículo, lo mejor es que revisemos el libro de mantenimiento para ver las recomendaciones del fabricante de nuestro coche, que consultemos en nuestro taller habitual y que, como ya comentábamos anteriormente, no solo sustituyamos el lubricante del motor por un aceite long life, sino que hagamos el cambio del filtro del aceite por uno que sea capaz de aguantar tanto tiempo como nuestro nuevo lubricante.

Fabricantes como Repsol, por ejemplo, cuentan con este tipo de productos en su gama de lubricantes. Pero revisa en la documentación de tu vehículo cuál es el lubricante adecuado para su motor.