Volvo está en medio de una importante transformación, y uno de los cambios que llevará a cabo serán los nombres de sus modelos, que dejarán de ser alfanuméricos. Las denominaciones como XC90, S60 o C40, y todas las demás, van a dejar paso a nombres fonéticos convencionales. El primero en cambiar su nombre será el Volvo XC90, y desde la directiva de la marca sueca aseguran que será ‘un nombre más emotivo’.

Es curioso porque Volkswagen, por ejemplo, está empezando a dejar atrás nombres como Golf o Tiguan en favor de ID.3 e ID.4, respectivamente, en la gama compacta y SUV compacta en el paso a los coches eléctricos. Pero es algo que también están haciendo –en cierto modo- tanto BMW como Mercedes-Benz. Y hasta ahora, Volvo había estado utilizando las denominaciones XC para los SUV, V para los familiares, para los cupés y para los sedanes. Un sistema de denominaciones que han estado utilizando desde el año 1995.

Volvo no ha decidido sus nuevos nombres, pero tienen claro que no serán denominaciones alfanuméricas

Será en el año 2022 cuando se estrene el primer modelo con los nuevos nombres. Y tal y como avanzábamos, será el sucesor del Volvo XC90. Por el momento, el CEO de la compañía ya ha adelantado que tienen claro que abandonarán las denominaciones alfanuméricas que vienen utilizando desde el año 1995. Sin embargo, también ha señalado que los nombres aún no se han confirmado y que, de manera interna, se están produciendo ‘discusiones muy interesantes y creativas’. Es decir, que todavía están en el proceso creativo con respecto a las nuevas denominaciones que emplearán sus futuros modelos, pero todavía no se ha tomado ninguna decisión al respecto.

El último cambio importante que había llevado a cabo Volvo, y que mantienen por el momento, es el hecho de añadir la palabra ‘Recharge’ a sus eléctricos. Pero ya sabemos que su estrategia de electrificación va a ir mucho más allá que hasta ahora, de la mano de Geely, y es un excelente momento para cambiar por completo la identidad de marca. El cambio en las denominaciones puede ayudar a que Volvo tome una posición más relevante en este momento en el que los coches eléctricos van a tomar todo el peso del sector. O al menos, eso es lo que se espera que ocurra.

Hay muchos planes interesantes dentro de Volvo sobre los que tendremos más información próximamente. En los últimos días ya dieron a conocer que están trabajando en modelos con 1.000 km de autonomía y, aunque aún no hay demasiados detalles fiables respecto a él, la marca sueca tiene en camino el nuevo Volvo XC20. Este último será un SUV compacto, todavía más pequeño que el ya disponible Volvo XC40, y que estará disponible únicamente como eléctrico puro.