El Citroën 2CV es un coche clásico histórico. Se lanzó originalmente al mercado en el año 1948 y, durante 42 años de producción, registró más de 5 millones de unidades vendidas en todo el mundo. Pero a lo largo de esos 42 años hubo diversas versiones y ediciones, y el Charleston de 1990, como esta unidad que nos ocupa, es una de las más especiales para los coleccionistas. Es decir, que tiene un valor especialmente alto, y esta unidad es totalmente nueva, como recién salida de fábrica y sin matricular.

Aguttes va a subastar, el 30 de agosto en París, esta unidad de Citroën 2CV Charleston de 1990 que, como comentábamos, está exactamente como salió de fábrica. Nunca ha sido matriculado y tiene solo 9 kilómetros registrados. Se estima que su precio es de entre 50.000 y 70.000 euros, y como referencia más reciente hay una unidad que se vendió hace no demasiado tiempo, en peor estado de conservación y con 39 kilómetros, a un precio de 47.560 euros. Es decir, que esta unidad tiene un valor más alto, aunque por el momento no se puede saber cuánto exactamente es lo que se va a pagar por él.

Un Citroën 2CV Charleston de 1990 totalmente nuevo a la venta

Esta unidad de Citroën 2CV tiene un certificado de coche clásico nuevo. Está conservado en perfecto estado y, como comentábamos, nunca antes se ha matriculado ni se le han puesto placas de ningún tipo. Al parecer, es propiedad de una empresa estadounidense que se dedicaba a la importación y venta de modelos de Citroën. Según esta información, en la que no se revela qué empresa es la propietaria de esta unidad, se habrían comprado los 30 últimos Citroën 2CV que se produjeron y, de ellos, 27 unidades se habrían vendido posteriormente. Esa empresa, al parecer, se guardó los tres últimos y, de ellos, este Charleston es uno de ellos.

La subasta se llevará a cabo el 30 de agosto en París, como comentábamos, y según la información que facilitan el coche está en perfecto estado de conservación e incluso con olor a nuevo en su interior. Sí, con ese característico olor que se puede disfrutar en el interior cuando un vehículo está recién salido de fábrica. A pesar de esto, la casa de subastas Aguttes anuncia que le hará una pequeña revisión antes de entregarlo porque, evidentemente, después de más de 30 años hay que revisar detalles como los líquidos y los neumáticos –entre otros-. Por la sencilla razón de que todo está de origen, como salió de fábrica.