Toyota ha liderado la electrificación del sector, apostando de lleno por los coches híbridos. Y ha conseguido posicionarse, efectivamente, como mayor vendedor. Pero es el momento de dar el próximo paso, siguiendo lo que ya han hecho en otros mercados como Italia: dejarán de vender coches diésel en nuestro país. Desde el próximo año 2019, ya no estarán disponibles las versiones diésel.

Cuando Toyota llevó a cabo este importante movimiento en Italia, ya dejó entrever que tardarían poco tiempo en retirar los diésel de Europa. Y finalmente, la marca nipona seguirá con su estrategia. De esta forma desde 2019 ya no encontraremos motores diésel en su oferta de modelos. No obstante, ya habían comenzado esta retirada lanzando algunos de sus nuevos modelos solo con opciones gasolina e híbridas, y centrándose especialmente en estos segundos.

Si quieres un Toyota diésel, corre, porque no se venderán en 2019

Toyota ha anunciado que desde finales de 2019 se dejarán de vender turismos diésel en nuestro mercado; en realidad, en toda Europa, como ha señalado Agustín Martín, vicepresidente de Movilidad y Conectividad en Toyoya Europa. Y según ha asegurado, no la decisión no está motivada por las restricciones a la movilidad de vehículos diésel, y los anuncios de futuras prohibiciones, sino por convicción.

La decisión y el movimiento se pueden llevar a cabo porque ‘Toyota es líder en energía alternativa, en cuanto a tecnología híbrida’. En este sentido, Toyota no miente ni exagera. Y el Toyota C-HR, solo disponible en versión híbrida, y un éxito en ventas, es una demostración de que no es un riesgo para Toyota dejar de vender opciones diésel en nuestro mercado y el resto de Europa.

Al fin, el Toyota Supra tiene fecha de estreno: Detroit 2019

Más allá de esto, hay decisiones aún más prometedoras que la marca japonesa tiene previstas. Según han desvelado, forma parte de su plan estratégico para el año 2050 llevar a cabo una importante reestructuración que les permita eliminar las emisiones por completo, tanto de sus coches como de sus fábricas. Es ‘un paso lógico’ para la marca.