El Suzuki Jimny se vende ahora mismo, pero como ‘Jimny Pro’, matriculado como vehículo comercial y con solo dos plazas. Las limitaciones que impone Europa en cuanto a emisiones contaminantes forzaron a la marca japonesa a dar este ‘bandazo’ con un modelo que, sin duda, murió de éxito. Pero ahora hay nuevos planes para el tan querido Suzuki Jimny. Que vuelva a venderse con normalidad, pero con mecánica híbrida.

Según esta información, el Suzuki Jimny se volvería a comercializar en 2024 con toda normalidad y sin limitaciones de ningún tipo gracias a un acuerdo entre Suzuki y Toyota. Por este acuerdo, el Suzuki Jimny empezaría a montar el motor 1.5 híbrido del Toyota Yaris. Una mecánica que ofrece 116 CV de potencia y que registra, en el modelo urbano de Toyota, unas emisiones de 89 g/km de CO2. Y en realidad, no sorprende este movimiento porque ya hay una estrecha cooperación entre Suzuki y Toyota. De hecho, Suzuki comercializa los RAV4 Plug-in Hybrid y Corolla TS bajo sus propias denominaciones -Across y Swace-.

Un restyling para el Suzuki Jimny con motor híbrido de Toyota Yaris

En 2024, y aprovechando el restyling que correspondería al modelo, no solo le llegará una sutil actualización de su estética, y probablemente del interior, sino además su nuevo motor híbrido con la base del 1.5 litros gasolina, de tres cilindros, de Toyota para el Yaris. Pero ¿qué va a ganar Toyota con todo esto? La información al respecto es bastante menos clara, pero es posible que Toyota venda el Jimny, con su propio logo, en algunos mercados donde el Land Cruiser resulta demasiado caro y donde, al mismo tiempo, Suzuki no tiene una red de distribución tan sólida como la de Toyota.

Sea como fuere, en el lanzamiento del Suzuki Jimny ya se pudo conocer que la marca tenía una amplia lista de espera. Hubo muchísimo interés en el modelo e incluso se especuló en el mercado de segunda mano con precios más altos que los de concesionario. Aún hoy se mantiene el interés por el modelo y Suzuki podría vender una importante cantidad de unidades en toda Europa. Así que saltándose la problemática de su mecánica ya tendrían vía libre para hacerlo.

Si por algo destaca la mecánica del Toyota Yaris es por su relación entre prestaciones y emisiones, realmente bajas. Pero además, por unos consumos muy, pero que muy contenidos. En el Suzuki Jimny este motor va a funcionar distinto, sin ningún tipo de duda, pero es una buena base mecánica para el pequeño todoterreno japonés.