El cuero vegano está imponiéndose en el sector del automóvil porque es más respetuoso con el medio ambiente –a diferentes niveles-, pero es cierto que el cuero animal siempre se ha asociado a la calidad y el lujo. Y en esto, un fabricante como Rolls-Royce tiene que cumplir. Así que, aunque la marca de vehículos de lujo se ha puesto al día y tiene en su catálogo de equipamiento opcional el cuero vegano, es curioso porque nadie ha pedido nunca un Rolls-Royce con cuero vegano.

Y no es una sospecha o una especulación, sino que el propio Torsten Müller-Ötvös, CEO de Rolls-Royce, ha comentado en una entrevista a Autocar que ‘nadie ha pedido nunca un interior vegano’Estas declaraciones son la respuesta del directivo de Rolls-Royce a la pregunta de si, en algún momento, la marca tiene pensado deshacerse del cuero como material para tapizados y recubrimientos del interior de sus coches. Y el CEO de la marca de lujo ha dado este interesante dato, que nadie lo pide de entre sus clientes y, en su lugar, optan por los tapizados con cuero animal tradicional. No obstante, también ha comentado otros detalles interesantes.

interior rolls royce ghost 2

Las marcas de lujo se adaptan, pero quien busca lujo no quiere cuero vegano

El hecho de que todos los fabricantes estén ofreciendo cuero vegano como equipamiento opcional, o directamente retirando el cuero animal tiene que ver con reducir las emisiones, hacer los vehículos más sostenibles y, de una manera u otra, hacer la industria más respetuosa con el medio ambiente. Ahora bien, la duda que se está planteando en estos momentos es si el cuero vegano acabará siendo un sustituto del cuero tradicional o si se mantendrá como una opción paralela. Y respecto a esto, el caso concreto de Rolls-Royce aporta información interesante. Porque desde la marca aseguran que ‘la sostenibilidad es muy importante, pero no debe comprometer el lujo’.

Y aunque Rolls-Royce ha dado el importante paso hacia delante de introducir el cuero vegano en su catálogo de equipamiento opcional, la realidad es tan cruda como que ninguno de sus clientes, al menos hasta el día de hoy, ha hecho un pedido de un vehículo con interior vegano. Es evidente que los intereses de un cliente de Rolls-Royce, que es una marca de lujo del máximo nivel, no son los mismos que tiene un cliente de una marca generalista. Ni en cuanto al interior vegano, ni en cuanto a otros aspectos como la electrificación del tren motriz.

Quizá esta situación cambie a lo largo de los próximos años, pero también hay que tener en cuenta que el volumen de ventas de una marca de este tipo no es significativo en cuanto a la generalización de materiales como el cuero vegano. Sencillamente es algo curioso, y a tener en cuenta, que este tipo de fabricantes están adaptándose a los tiempos que corren, pero parece que sus clientes no lo tienen tan claro todavía.