Por qué las placas solares en coches eléctricos no tienen tanto sentido

Publicado por
Carlos González

Las placas solares, o paneles fotovoltaicos, permiten obtener energía eléctrica a través de la exposición directa a la luz solar. Y en los coches eléctricos esto se debería traducir en energía gratis para conducir nuestro vehículo sin limitaciones, siempre que sea de día y haga sol ¿no? La realidad es que la eficiencia de las placas solares es desgraciadamente limitada y, de hecho, bastante reducida. Por eso, montar placas solares en los coches eléctricos no es tan buena idea como parece a priori.

Un coche eléctrico consume en torno a los 14 kWh / 100 km, aunque esta cifra puede ser algo mayor o menor en función del tipo de conducción y del propio vehículo eléctrico. No obstante, tomaremos este dato como referencia para que de una forma muy sencilla podamos ver el porqué de esta afirmación. Ahora vamos a tener en cuenta que circulemos a 100 km/h, lo que resultaría en que hemos estado conduciendo durante 1 hora, hemos recorrido 100 kilómetros y hemos consumido 14 kWh de energía de la batería de nuestro coche eléctrico. Estos son los tres datos clave con los que nos tenemos que quedar para calcular cómo nos afectaría llevar una placa solar instalada en el techo de nuestro coche eléctrico.

Cómo le afecta a tu coche eléctrico tener una placa solar instalada en el techo

En el techo de un coche eléctrico, por desgracia, nos cabría una placa solar de no más de 450 ó 600 W, por las dimensiones. Pero además tiene que tener una cierta curvatura, aunque no excesiva, para poder encajar en el mismo. Y cuando se hacen deformaciones en los paneles fotovoltaicos la eficiencia energética de los mismos disminuye. No obstante, para no ser excesivamente críticos con esta tecnología, que en cierto modo es interesante, no vamos a considerar esta pérdida de eficiencia por la forma que requiere el techo de un coche eléctrico.

Considerando la máxima, con una placa de 600 W instalada en el techo el coche eléctrico, en ese trayecto de 100 km en una hora tendríamos una carga teórica de la batería de nuestro coche eléctrico de 600 W, que son 0,6 kWh. Y como recordarás, para este mismo trayecto habíamos necesitado consumir 14 kWh de nuestra batería. Es decir, que el saldo energético en la batería de nuestro coche eléctrico, con este supuesto, sería de -13,4 kWh. De ningún modo la placa solar es capaz de compensar el gasto energético del coche eléctrico con la recarga de energía eléctrica que produce.

Pero además hay que tener en cuenta que, como comentábamos anteriormente, la eficiencia energética de un panel fotovoltaico es muy limitada. En la actualidad, un panel solar típico tiene una eficiencia energética del 20%, aproximadamente. Y esto quiere decir que solo es capaz de aprovechar un 20% de la energía. Igualmente, esta eficiencia energética es teórica, y se ve condicionada también por la suciedad de la superficie –que es difícil controlar en el techo de un vehículo- y otros factores externos. Ni siquiera en las condiciones óptimas la energía solar es suficiente como para compensar el consumo energético de un coche eléctrico.

Y aun así, sí que es una buena idea ¿por qué motivo?

De momento, los coches eléctricos que están instalando placas solares en el techo utilizan esta energía, sobre todo, para cargar su batería de 12 V. Esto sirve para reducir ligeramente el consumo energético del vehículo, para garantizar que las funciones clave tengan siempre energía disponible y también para aliviar la batería principal del consumo de elementos electrónicos accesorios como el aire acondicionado o la propia radio y el sistema multimedia. En definitiva, la placa solar es un apoyo y aporte energético, pero no una fuente de energía principal.

Hay fabricantes que prometen conseguir en torno a los 1.300 kilómetros de autonomía cada año. Es decir, que aunque la placa solar no sea suficiente como para alimentar de forma constante nuestro coche eléctrico, sí que es un aporte energético extra que nos sale totalmente gratis. Así que, aunque aún no sea suficiente, sigue siendo una buena idea que instalen este tipo de tecnología en los vehículos eléctricos. Pero lo que sí es cierto es que estamos lejos de esa utopía de cargar nuestro coche solo con energía solar, de manera autosuficiente.

Publicado por
Carlos González