La próxima generación del Mazda CX-5 se espera como Mazda CX-5 2023 porque, efectivamente, ese debería ser el año en que se renueve. Y todo apunta a que esta futura generación apuntará, esta vez de una forma completa, al segmento premium. Porque sí, hasta ahora ha estado un paso por encima de los generalistas en su mayoría, pero le ha faltado siempre un ‘punto’ más para acercarse a modelos como el BMW X5 o el Mercedes-Benz GLC.

El actual Mazda CX-5 no es tan grande, ni tan lujoso, ni tan rápido como estos SUV premium a los que hacíamos mención. Y el de próxima generación, al menos según aseguran, sí que llegará al nivel de las opciones de BMW, de Mercedes, y del resto de fabricantes que ofrecen una opción en este segmento. La información que tenemos, de hecho, apunta a dos elementos clave: una nueva plataforma y un nuevo motor como base de esta importante renovación para el Mazda CX-5.

Las novedades del Mazda CX-5 2023 ¿qué cambiará en él?

Aseguran que el Mazda CX-5 2023 compartirá una nueva plataforma con el futuro Mazda6, con tracción trasera, pero que dispondrá también de opción tracción a las cuatro ruedas. Una nueva arquitectura que, como es evidente, llevará consigo un importante rediseño del modelo a todos los niveles. Pero otro cambio importante vendría dado por la introducción de un nuevo motor de seis cilindros. Este motor ya ha sido confirmado por parte de Mazda, pero lo que no está confirmado de forma oficial es que vayan a introducirlo en el futuro CX-5.

El nuevo motor de seis cilindros en línea contará –como no podía ser de otra manera- con la tecnología SKYACTIV-X de la marca y con un sistema de 48V para la microhibridación. Y habrá también, según esta misma fuente de información, una versión turbodiésel de seis cilindros. Esta plataforma, con la tracción trasera, y junto al nuevo motor de seis cilindros, pondría al Mazda CX-5 a la par que los alemanes. Al menos, en algunas cuestiones técnicas realmente importantes, aunque son otros muchos factores los que hacen diferenciarse a los SUV premium de los modelos generalistas.

No se descarta que Mazda esté trabajando también en un Mazda CX-50, que sería una versión fastback de cuatro puertas orientada a competir de forma directa con el BMW X6. Pero todo esto todavía tardará algunos años en llegar, en torno a 2023 ó 2024 y, mientras tanto, algún tiempo antes tendremos que conocer el Mazda6. Que, sin duda, será una buena referencia en la que fijarse para ver qué nos espera con la renovación del CX-5.