Stellantis está conformada por nada menos que 14 marcas entre las que están Fiat, Peugeot, Citroën, Opel y otras muchas. El grupo automovilístico ya ha anunciado que se invertirán más de 30.000 millones de euros hasta el próximo año 2025 para la electrificación de su gama de vehículos. Y en esta interesante estrategia hay una pieza clave: sus cuatro nuevas plataformas sobre las que se desarrollarán sus nuevos modelos. Se denominan STLA Small, STLA Medium, STLA Large y STLA Frame.

Stellantis tiene interesantes objetivos ya definidos para sus coches eléctricos entre los que están, para el próximo año 2024, cifras como una autonomía de más de 800 kilómetros, una aceleración de 0 a 100 km/h en tan solo 2 segundos y sistemas de carga que permitan recuperar 320 kilómetros en 10 minutos. Estas son, al menos, las metas que Stellantis se ha marcado para las mejores especificaciones que puedan ofrecer algunos de sus futuros vehículos eléctricos tomando como base estas cuatro nuevas plataformas. Que, por otro lado, darán vida a vehículos tan diversos como coches pequeños y urbanos para el mercado europeo y un muscle car eléctrico de Dodge, o una pick up eléctrica de RAM.

stellantis stla plataformas 2

Estas son las 4 plataformas en las que Stellantis basará todos sus coches

Santo Ficili, directivo de Stellantis en Italia, ha comentado que ‘las cuatro nuevas plataformas están diseñadas para ofrecer un alto nivel de flexibilidad y el uso compartido de todo tipo de componentes’. El directivo italiano del grupo automovilístico ha remarcado la creación de economías de escala y ha especificado que estas nuevas arquitecturas van a ser capaces de soportar hasta dos millones de unidades al año de producción. Y de manera independiente; es decir, dos millones de unidades anuales por cada una de estas plataformas.

El objetivo de Stellantis, en este momento, es que en Europa más del 70% de sus ventas sean de vehículos de bajas emisiones para el año 2030. Y también tiene como objetivo que en el año 2026 se logre que el coste total de tener un coche eléctrico sea idéntico al de tener un coche gasolina. Y sea porque los coches eléctricos bajen de precio, o porque los térmicos continúen subiendo de precio como llevan haciendo a lo largo de los últimos años, lo cierto es que el objetivo de Stellantis, a estas alturas, no parece descabellado que se pueda cumplir para el horizonte que ellos mismos se han marcado.

Para el directivo italiano, que reconoce el sobrecoste que implica la producción de coches eléctricos, frente a los vehículos con mecánica térmica tradicional, existe una necesidad más urgente de dar a los compradores de coches eléctricos dos facilidades en concreto: una infraestructura de carga más extensa, y sólida, y una mejor financiación de la compra del vehículo.