La autopista AP-1 ya no es de pago, como ha sido durante los últimos 40 años, y con esto se convierte en la primera autopista de peaje que deja de serlo. Al menos, de las varias que ha recuperado el Ejecutivo por el fin de la concesión correspondiente. Según indicaciones del Ministerio de Fomento, más de 21.000 conductores se beneficiarán de que ahora la autopista AP-1 es gratis, desde las 00:00 horas del sábado 1 de diciembre.

La autopista AP-1 es la primera que ha ‘recuperado’ el Ejecutivo después de haber terminado la concesión. No obstante, ya sabemos que las próximas serán la AP-4 desde diciembre de 2019 y también la AP-7 en sus tramos entre Tarragona, Valencia y Alicante. También en el año 2021 pasarán a ser gratis la AP-7 en sus tramos entre Barcelona, Tarragona y La Jonquera, y la AP-2 Zaragoza-Mediterráneo.

La autopista AP-1 deja de ser de peaje, ahora se puede usar gratis

El cambio para la autopista AP-1 es un punto de inflexión: en función de cómo se desarrolle la experiencia en esta vía, se tomarán las próximas decisiones. Dejando de ser una carretera de peaje, estos más de 21.000 conductores se ahorrarán aproximadamente 24 euros entre la ida y vuelta por esta autopista. Pero el cambio debería provocar una mayor utilización, está previsto que aumente su tráfico en un 36%.

Por el momento, los cálculos apuntan a 450 millones de euros de gasto para el Estado, como coste anual, en caso de que se asuman todas las carreteras de peaje. Contemplándose todas las concesiones de las vías de peaje, sin embargo, se alcanzarían los 1.000 millones de euros cada año cargados a las arcas públicas.

El ministro Ábalos ya ha anunciado la posibilidad de que se establezca algún tipo de canon de forma directa o indirecta y ha solicitado la colaboración entre el sector público y el privado para la financiación de nuevas infraestructuras. Dada la situación actual es complicado afrontar los 11.000 millones de euros anuales que se requieren para mantener las carreteras españolas.