Todas las marcas de coches, poco a poco, están anunciando sus planes respecto a los coches eléctricos. La última ha sido Fiat, que ha asegurado que en 2030 tendrá una gama totalmente eléctrica. Lo mismo que hará Ford en Europa.

Son varios los fabricantes que han anunciado ya que, a lo largo de los próximos años, se irán deshaciendo poco a poco de los modelos con motor de combustión interna. Una de ellas, según su propio anuncio oficial, es Fiat. La marca italiana ya ha anunciado que desde 2025 empezará a eliminar, de forma gradual, su línea de modelos con motor térmico en favor de los coches eléctricos. Su primera gran apuesta, como ya hemos visto, es el nuevo Fiat 500 eléctrico.

Fiat también: en 2030 solo venderá coches eléctricos

Hace algunas semanas, Ford confirmó que en Europa y desde 2030 solo comercializará modelos eléctricos. Jaguar señaló también que en 2025 su gama estará compuesta por modelos puramente eléctricos y ahora, como avanzábamos, la marca eléctrica también ha fijado en 2030 su fecha para vender tan solo coches eléctricos. Y no, no se centrarán únicamente en los modelos urbanos.

También han asegurado que se centrarán en apoyar el desarrollo de la infraestructura de carga, que es un punto crítico. No obstante, no han dado detalles más específicos sobre cómo será su transición hacia convertirse en una marca puramente eléctrica. Pero contando con el apoyo de Stellantis, lo cierto es que la estrategia se puede adivinar a grandes rasgos.

En todas estas declaraciones hay una información clave que han dado desde Fiat y es que su 500 eléctrico, y únicamente eléctrico, es una decisión que se tomó mucho antes del Covid-19. La pandemia ha hecho que muchos fabricantes cambien su estrategia o que, al menos, la aceleren por los cambios que ha experimentado el mercado. Fiat, sin embargo, parece que ya tenía en mente llevar a cabo esta transición hacia los coches eléctricos y que, además, ya tenían previstas unas fechas  y plazos parecidos a los que van a cumplir.

El Fiat 500 eléctrico, por lo tanto, no es más que una primera demostración de lo que Fiat tiene planeado para los próximos años. El punto clave para una marca que vende ‘coches baratos’, sin duda, será conseguir que se reduzcan los costes de fabricación de sus urbanos eléctricos. El 500 eléctrico, de momento, no es tan atractivo como su homólogo de combustión por la sustancial diferencia que existe en el precio.