El Porsche Macan es un modelo joven; o al menos, bastante más joven que el Porsche Cayenne. El modelo nació en el año 2014 y llegó para cubrir la demanda de un SUV más compacto que el Cayenne. A pesar de encajar en un escalón inferior, el Porsche Macan se ha ofrecido con motores V6 turbo, turbodiésel y cuatro cilindros turboalimentado. Pero las cosas van a cambiar de forma radical para este modelo, que dejará de existir con motor gasolinay diésel, claro- muy pronto.

Hace ya tiempo que la propia compañía confirmó de forma oficial que está trabajando en un Porsche Macan eléctrico; sin embargo, nunca habían concretado cuáles eran sus planes exactos con respecto a este lanzamiento. Ahora sí, Sebastian Staiger, jefe de producto de la marca alemana, ha adelantado que, aunque todavía no se ha tomado una decisión definitiva, lo más probable es que el Porsche Macan gasolina deje de existir en 2024. Hasta ahora, la postura oficial que habían mantenido apuntaba a que, al menos durante algún tiempo, las versiones térmicas y eléctricas convivirían en el mercado.

El Porsche Macan gasolina dejará de existir para dejar paso al eléctrico en exclusiva

Tiempo atrás Michael Steiner, que es el responsable de Investigación y Desarrollo en Porsche, aseguró que el Porsche Macan tendría una gama en la que coexistirían las versiones con motor de combustión y las configuraciones del Porsche Macan eléctrico. Pero ahora, sin que se haya tomado una decisión final, desde la directiva de la compañía aseguran que lo más probable es que en 2024 deje de existir el Porsche Macan gasolina. Y esto, en realidad, tiene mucho sentido si revisamos cuáles son los planes de Porsche para los próximos años.

Tal y como han manifestado públicamente, en Porsche tienen el objetivo de que en 2030 el 80% de todos los coches nuevos que se pongan a la venta sean eléctricos puros o, por lo menos, híbridos enchufables. Pero el orden en que la gama se irá electrificando es clave, porque ya en el año 2018 aseguraron, entre otras cosas, que el Porsche 911 será el último modelo de su gama en convertirse en un modelo ‘cero emisiones’. Antes tendrían que hacerlo modelos como el Cayenne, el Panamera o la gama 718.

Teniendo en cuenta todo esto, sin duda es relevante que en estos momentos el 60% de los coches que venden son SUV. Las ventas están repartidas entre el Macan y el Cayenne, pero son los dos modelos más vendidos –y con amplia diferencia- dentro de la gama de Porsche. Así que quizá, a nivel de ventas, empezar a electrificar la gama por ellos dos sea asumir los mayores riesgos. Sin embargo, teniendo en cuenta las obligaciones cada vez más complejas de Europa, a nivel de normativa sobre las emisiones contaminantes, si quieren tener electrificada su mayor cuota de mercado, sí o sí hay que tomar decisiones de este tipo.