Volkswagen ha anunciado que de forma temporal el Volkswagen ID.3 más barato va a dejar de estar disponible, a pesar de que en estos momentos sigue estando disponible en el configurador de la marca alemana. Y el problema, o más bien el motivo por el que se ha decidido retirar de la venta el modelo, está en la crisis de los microchips. Que no solo está afectando a Volkswagen, sino también al resto de fabricantes del sector del automóvil y de muchísimos otros sectores en todo el mundo.

Una gran cantidad de fabricantes están teniendo que cesar la producción de determinados modelos, mientras que otras los están dejando aparcados hasta que dispongan de microchips y puedan completar su producción. Todo el sector se está viendo gravemente afectado por la falta de semiconductores. Y en el caso de Volkswagen, uno de los afectados es el Volkswagen ID.3 más barato de la gama del modelo; es decir, la versión Pure Performance que cuenta con batería de 45 kWh de capacidad y motor de 110 kW ó 150 CV.

El Volkswagen ID.3 más barato no está a la venta ¿por qué motivo?

El Volkswagen ID.3 Pure Performance es al que nos referimos, y es la configuración del compacto eléctrico que tiene un precio de 33.420 euros según la página web del fabricante. Al parecer, la marca alemana ha decidido reducir temporalmente la gama del modelo para canalizar la demanda en favor de otras configuraciones, ante el problema de escasez de chips. No obstante, no es la primera vez que toman esta decisión, porque recientemente hicieron lo mismo con el Golf 1.0 90 CV. Es decir, que para evitar el cese completo de su producción, parece que Volkswagen está optando por reducir la gama temporalmente, en el caso de algunos modelos, y tratar de ‘mantener el tipo’.

Como comentábamos, Volkswagen no es ni mucho menos la única marca que se está viendo afectada. Y de hecho, desde la multinacional alemana ya han señalado que es posible que tengan que reducir aún más la producción si la situación de los semiconductores no mejora. Es algo que también han señalado desde Toyota y desde Stellantis. En estos momentos está habiendo una buena demanda de coches nuevos y, sin embargo, el mercado del automóvil está ‘congelado’, en cierto modo, porque los fabricantes no pueden hacer frente a esa demanda.

Aunque semanas atrás se creía que el problema mejoraría pronto, lo cierto es que los fabricantes se muestran cada vez menos optimistas. En estos momentos, prácticamente todas las marcas han ajustado su producción, pero tienen previsto que quizá sea necesario volver a hacer ajustes próximamente. No solo está habiendo problemas con modelos ya disponibles en el mercado, sino que además algunos nuevos lanzamientos están teniendo que retrasarse. A pesar de que han sido anunciados, y de que tendrían que haber empezado su producción, el problema de los semiconductores está impidiendo que se lleve a cabo el ritmo habitual de comercialización.