Con la aprobación del PERTE VEC, el Proyecto Estratégico para la Recuperación y Transformación Económica para el desarrollo del Vehículo Eléctrico y Conectado, el Gobierno destinará 4.295 millones de euros en favor del coche eléctrico.

El PERTE va a prolongarse entre los años 2023 a 2023 y contará con una inversión total de 24.009 millones de euros. Una importante parte del capital, nada menos que 19.174 millones de euros, será privado. El Ejecutivo, por su parte, va a contribuir con una aportación de 4.295 millones de euros adicionales. Y, en cualquier caso, se pretende causar un impacto de entre el 1% y el 1,7% en el PIB, así como generar en torno a los 140.000 puestos de empleo.

Una inyección de capital para impulsar el coche eléctrico en España

El Gobierno ha señalado que el objetivo de esta medida es ‘implsar el clima industrial necesario para que en España se pueda crear el ecosistema para la fabricación de coches eléctricos y conectados’. Es crítico, en tanto que la industria del automóvil en España supone más del 10% del PIB y en estos momentos está pasando por una importante transformación hacia el coche eléctrico.

¿A qué van a destinarse los fondos del PERTE?

De la inversión pública, 2.975 millones de euros se destinarán a la transformación industrial para la fabricación de coches eléctricos. Otros 1.100 millones de euros van a dedicarse para incentivar la instalación de puntos de recarga de coches eléctricos y también para la comprar de coches con bajos niveles de emisiones contaminantes.

Tanto Volkswagen como Stellantis, recientemente, han manifestado su interés por la fabricación de baterías para coches eléctricos en España. Volkswagen, de hecho, comentó de forma específica que llevaría a cabo esta transformación de su fábrica si en nuestro país se daban las circunstancias adecuadas. Este tipo de medidas, por parte del Gobierno, deberían favorecer a la transformación del sector en nuestro país.

En cuanto a los usuarios, la tercera iteración del Plan MOVES ya está causando un impacto positivo en la actualización del parque de automóviles. No obstante, es fundamental que siga incentivándose la compra de coches eléctricos para que España no se quede por detrás de nuestros países vecinos en Europa.