El estado de las carreteras en España es lamentable, con una nota media de deficiente