La Asociación Española de la Carretera (AEC) ha emitido en su último informe el lamentable estado de las carreteras españolas que siguen acumulando año tras año un gran deterioro. AEC califica el estado del firme de las carreteras españolas con una nota de deficiente, tras evaluar 3.000 tramos de carretera tanto de la red nacional como la autonómica.

Sólo 136 de 400 puntos posibles

La situación es muy grave, tanto que se necesitarían más de 7.000 millones de euros para reparar y conservar las carreteras y llevarlas a un estado aceptable. Para que nos hagamos una idea, AEC utiliza un baremo de 0 a 400 en el que califica el estado del asfalto, situándose la media en España en únicamente 136 puntos. Para ser aceptables, deberían estar por encima de 200.

Tres comunidades autónomas presentan cifras por debajo de 100 puntos: La Rioja (92), Asturias (94) y Aragón (100). En el otro extremo de la balanza encontramos Extremadura con 203 puntos, la única que tiene una red de carreteras con una media de aceptable.

Defectos también en señalización, guardarraíles y balizamiento

bty

Otros puntos que la Asociación Española de la Carretera han estudiado de forma exhaustiva han sido las señales verticales, marcas viales, barreras metálicas (guardarraíles) y elementos de balizamiento. En todos ellos la tónica general no es tampoco demasiado halagüeña como podemos ver.

En este caso la valoración se hace de 0 a 10 y muy pocas Comunidades están por encima del aprobado, situado en cinco puntos. Asturias vuelve a encabezar un listado pero por la cola, con 4,4 puntos. En cuanto a las barreras de seguridad, Asturias está todavía peor pues únicamente alcanza 2,8 puntos. Aragón es la única que aprueba pero con un 5 raspado. En cuanto al balizamiento, aprobado general siendo el peor posicionado Cantabria con algo más de 5 puntos.

Poder descargar el informe pormenorizado con todos los detalles.

Como decíamos, darle la vuelta a esta situación requiere una inversión mínima de 7.054 millones de euros, cantidad en la que la AEC cifra el déficit que acumula el mantenimiento del conjunto de las infraestructuras viarias del país y que se reparte, para las redes del Estado y Autonómica, como sigue:

  • 2.211 millones en la red que gestiona el Estado
  • 4.843 millones en la que administran los gobiernos autonómicos y forales.