El coche eléctrico siempre ha podido sacar pecho de ser mucho más barato que un gasolina para un uso idéntico, porque el precio de la electricidad, frente al de la gasolina, siempre ha sido mucho más bajo. Pero ahora la luz está un 496% más cara que hace un año. Así que es interesante volver a hacer la comparativa habitual y comprobar… ¿sigue siendo más barato moverse en coche eléctrico que en un gasolina?

En forococheselectricos han cogido la calculadora para ver si usar un coche eléctrico es más barato que usar un gasolina, o no, ahora que la luz ha subido un 496% su precio con respecto al año pasado. Y considerando, como es evidente, que la gasolina también ha subido de una manera preocupante. Solo se ha considerado un recorrido de 100 km con ambos vehículos y únicamente se ha tenido en cuenta en gasto en electricidad y en gasolina, respectivamente. Es decir, nada de gastos de mantenimiento, impuestos, ni nada por el estilo. Solo el ‘combustible’ para 100 kilómetros, nada más.

precio electricidad

Sí, un coche eléctrico sigue siendo más barato que un coche gasolina incluso con la luz a precios prohibitivos

Como exponen en el portal web especializado en coches eléctricos, se ha considerado un recorrido de 100 kilómetros en el cual el coche eléctrico tendría un consumo de 19 kWh y el coche gasolina consumiría 7 litros. En esto, se ha utilizado para el cálculo el precio medio de la luz en el día de hoy y el precio medio de la gasolina en España. El resultado es que el coche eléctrico nos llevaría a un gasto de 7,15 euros y el gasolina haría exactamente lo mismo por 10,39 euros.

Aunque es muy cierto que se han reducido las distancias, y que antes era mucho más barato usar un coche eléctrico que un coche gasolina, todavía sigue existiendo una diferencia notable y sigue inclinándose a favor del coche eléctrico. No obstante, quedarse solo con la subida de precio de la luz sería poco objetivo, porque los carburantes también han estado incrementando sus precios a lo largo de los últimos meses. Sea como fuere, ahí están las diferencias objetivas y, efectivamente, el coche eléctrico sale ganando porque es más barato.

Lo interesante será ver cómo, de la misma manera que está ocurriendo de forma progresiva, no solo resulte más económico cargar un eléctrico que echar gasolina, sino que también resulte más asequible la propia compra del vehículo. Mientras tanto, igualmente, el mantenimiento de un eléctrico es más simple y también más barato que el de un equivalente con motor térmico, sin importar si se trata de un coche gasolina o de un coche diésel.