No es el único coche eléctrico que cuenta con esta tecnología, pero Hyundai presume del sistema de carga bidireccional de su modelo IONIQ 5, y tiene motivos para hacerlo. Esta tecnología es la que permite que el puerto de carga del vehículo, además de servir para alimentar la batería del mismo, sirva también para alimentar dispositivos externos. Vamos, que el Hyundai IONIQ 5 sirva como cargador, y no solo que pueda ser cargado de forma externa.

La clave de la tecnología de carga bidireccional está en que, como su propio nombre indica, funcionan en los dos sentidos: la toma sirve para transferir electricidad al coche, pero también para que el coche transfiera energía eléctrica al exterior. Así que gracias a esta tecnología, el coche eléctrico puede ser un almacen de energía con multitud de usos. Pero, sobre todo, hay que tener en cuenta que las baterías de coches eléctricos como el Hyundai IONIQ 5 son de gran capacidad y que, con un inversor integrado, pueden servir corriente a 220V.

Por qué todos los coches eléctricos deberían tener carga bidireccional, como el Hyundai IONIQ 5

La carga bidireccional implica que, con un inversor de corriente, el coche eléctrico dispone de una toma Schuko de 220V. Es decir, que al propio vehículo le podemos conectar una videoconsola, un televisor, una neveraque puede ser especialmente útil- o cualquier tipo de dispositivo electrónico –como electrodomésticos- de los que enchufaríamos a una toma de corriente típica de nuestra casa. Esto puede ser útil para hacer viajes de acampada, en camping o al aire libre, pero tiene otras aplicaciones.

Si un coche eléctrico tiene carga bidireccional, su toma de corriente puede servir para cargar otro coche eléctrico. Y esto es importante, porque igual que en los gasolina y diésel nos quedábamos ‘tirados’ sin carburante, en un eléctrico podemos quedarnos tirados sin corriente. ¿Y qué haríamos en ese caso? Muy fácil, porque si todos los coches eléctricos tuvieran sistema de carga bidireccional, otro coche eléctrico podría asistirnos fácilmente para cargar nuestro vehículo lo suficiente como para llegar a un punto de recarga.

Ahora mismo, la decisión de instalar la tecnología de carga bidireccional queda en manos del propio fabricante. Pero la iniciativa de Hyundai, con el IONIQ 5, lo cierto es que tiene aplicaciones muy interesantes. Y quizá la conexión de dispositivos electrónicos, que tiene aplicaciones más ociosas, no sea tan relevante. Pero, por la seguridad de los conductores, el hecho de que un coche eléctrico pueda servir para cargar otro vehículo –también eléctrico- es realmente interesante.