En los últimos meses han sido varias las marcas que han anunciado que próximamente solo venderán eléctricos. Y ahora BMW apunta a convertir MINI en una marca centrada única y exclusivamente en los coches eléctricos. Algo que, a priori, parece que ocurrirá en el año 2030.

Holanda e Inglaterra quieren acabar con la gasolina para el año 2030, Jaguar anunció que a partir de 2025 se centrará en los coches eléctricos y, en definitiva, casi toda la industria apunta hacia el mismo sentido, al menos, en Europa. Así que el Grupo BMW se ha marcado un objetivo: MINI se dedicará solo a los eléctricos en 2030. Antes que llegue esto, con el MINI Cooper SE ya se ha dado un importante paso hacia el frente. Pero es que uno de los próximos pasos que dará BMW será convertir su JCW GP en una versión de altas prestaciones, sí, pero electrificada.

El futuro eléctrico de MINI: BMW fija 2030 como fecha límite

Hasta la fecha ya habíamos podido conocer planes concretos como los señalados, o como que se está preparando un sucesor del Contryman con sistema de impulsión totalmente eléctrico. Hasta que se complete este plan en el año 2030, momento en el cual toda la gama de MINI debería estar compuesta por coches eléctricos, en el año 2025 se presentará el último modelo de MINI con motor gasolina. Desde entonces, poco a poco se irán eliminando de la gama los modelos gasolina. Y BMW ya tiene previsto que en el año 2027 la mitad de sus unidades vendidas sean eléctricas.

La importancia de MINI en el mercado chino, por la relación con Great Wall Motor, tiene mucho que ver con esto y, específicamente, con que en China se construirá un modelo de manera local para el año 2023. Un modelo totalmente eléctrico y enfocado al gran público. Pero, aunque BMW tiene planes específicos para MINI en China, este importante cambio en la estrategia de la marca está previsto para el mercado global y seguro que más adelante se destaparán detalles todavía más interesantes al respecto.

Fuente: Autoblog.nl