El Citroën 2 CV es un modelo icónico de la marca francesa, que nació en el año 1948 y sobrevivió hasta el año 1990. Su planteamiento inicial era el de un automóvil de bajo coste, y precisamente por ese motivo tuvo un importante éxito. Tanto, que se vendieron 3.868.634 unidades del 2 CV y otras 1.246.335 de la versión furgoneta. Y de todas estas, que fueron más de 5,1 millones, cerca de 300.000 se fabricaron en España. Pero… ¿qué hay de un Citroën 2 CV eléctrico?

La marca francesa ya lo intentó con el Citroën e-Méhari del año 2016, que a duras penas sobrevivió hasta el año 2019. Trataba de recuperar el concepto del Méhari original –un derivado del Citroën 2 CV-, pero en forma de automóvil eléctrico moderno. Sin embargo, era un coche de prestaciones limitadas, con el atractivo justo y un precio excesivo. Un coche ‘gracioso’, sí, pero insuficiente. Ahora, sin embargo, LARSONdesign nos propone un diseño conceptual de Citroën 2 CV eléctrico y moderno. Es decir, una propuesta que, sin duda, nos encantaría que se acabase materializando.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de LARSONdesign (@lars_o_saeltzer)


Un Citroën 2 CV eléctrico y moderno ¿acaso alguien podría decirle que no a esta idea?

Para este Citroën 2 CV eléctrico, el diseñador propone un concepto en el que, evidentemente, los faros están integrados en la carrocería y, además, con un diseño muy rasgado. Son tan finos como la parrilla, que se extiende desde los extremos de los chevrones dándole una fuerte horizontalidad al frontal. Sí, sería genial volver a ver esos faros en forma de cono sobre el capó, pero tendría poco sentido a nivel de aerodinámica y hay que asumir que el diseño del automóvil ha evolucionado. Así que este concepto moderno podría encajar perfectamente.

Los pasos de rueda parecen ensanchados, recordando a las aletas del Citroën 2 CV original y, además, en la parte trasera las ruedas van carenadas, aunque con un estilo mucho más moderno. Otro recuerdo del Citroën 2 CV original es la capota de lona, que ya hemos visto en coches como el Fiat 500 C o el Citroën C1, entre muchos otros, y que no es demasiado práctica, pero es un aliciente de compra para muchos. Y, sobre todo, en un Citroën 2 CV eléctrico moderno sería un punto clave para volver al diseño del original. Al menos, como equipamiento opcional.

Pero la clave del éxito de este futurible Citroën 2 CV eléctrico, más allá del diseño, sería que vuelvan a ser capaces de hacer un coche atractivo y funcional al mismo tiempo que se ofrecen unas prestaciones correctas para el ‘trote’ del día a día. Y, sobre todo, que todo esto vaya combinado con un precio atractivo. El 2 CV original nació como coche barato y uno moderno, si llegase a hacerse realidad, tendría que cumplir con lo mismo.