En el Salón del Automóvil de Los Ángeles se ha presentado el esperado primer SUV eléctrico de Jaguar, aunque de momento en forma de prototipo y con fecha prevista para 2018 como modelo comercial. Es el Jaguar I-Pace, que además de seguir su nomenclatura SUV mantiene el lenguaje de diseño del F-Pace, pero lo hace con dos motores eléctricos para garantizar una autonomía de 500 km, según el fabricante.

Jaguar no ha ofrecido detalle alguno sobre las baterías que incorpora este Jaguar I-Pace, pero sí ha adelantado que su primer SUV eléctrico, con un aire mucho más deportivo que el F-Pace, es capaz de ofrecer 400 CV de potencia y una autonomía de 500 km con una recarga. Gracias no sólo a los dos motores eléctricos, cada uno sobre un eje ofreciendo tracción total, sino también a su plataforma de aluminio más ligera, y una mejor aerodinámica.

jaguar i pace concept

Jaguar I-Pace, el futuro de los eléctricos es un SUV

Además de esas cifras anteriores, junto a los 400 CV de potencia total tenemos un par de 700 Nm con entrega inmediata. Y este prototipo, el Jaguar I-Pace, anticipa lo que próximamente lanzará la marca británica al mercado. Porque, aunque de momento es sólo un concept car, Jaguar tiene previsto lanzar un modelo basado en él para 2018, y se espera que mantenga sus prestaciones, principalmente la de autonomía.

interior del jaguar i pace concept

Con estas cifras, que como adelantábamos son gracias a un peso más comedido y una mejor aerodinámica, el Jaguar I-Pace se colocaría ahora mismo a la altura de Tesla con sus P100D, y a la altura del Opel Ampera-e. Eso sí, con un planteamiento deportivo y heredando del resto del catálogo de la británica la esencia de modelo premium, con unos acabados exquisitos para el interior y un estilo de conducción de nivel superior a los modelos anteriormente comentados, tanto el Tesla como el de Opel.