Como seguro que ya sabrás, asegurar un coche es más caro para los jóvenes. Y por dos factores clave, el primero por la edad, y el segundo por la antigüedad del carnet de conducir. Por eso, no son pocos los que ponen el seguro del hijo/a a nombre del padre/madre y, sólo en algunos casos, al joven como conductor habitual. ¿Qué pasa si hacemos esto?

Es una duda que surge a menudo “¿cubre el seguro de mi coche a mi hijo?” Y la cuestión está en que habría que revisar cada póliza y sus matices para saber qué ocurre en estos casos, pero como norma general se cubren los daños a terceros sin importancia alguna de quién estuviera conduciendo el vehículo implicado en el accidente. Es decir, que esté a nombre de quien esté el seguro, la compañía aseguradora asumirá siempre los daños o lesiones a terceros.

¿Cubre los daños de mi coche y sus ocupantes?

La cuestión debería centrarse en los vehículos asegurados ‘a todo riesgo’, y sobre todo deberíamos enfocarla a los daños propios. En este caso, también de norma general la póliza debería cubrir los gastos ocasionados por daños propios, y únicamente podría ‘lavarse las manos’ si con claridad, y de forma destacada, se señala lo contrario. Y según explican en ElConfidencial, esto es así porque se trata de una cláusula limitativa de la póliza.

Es decir, que salvo que los siniestros producidos por conductores no declarados estén excluidos de forma explícita en las condiciones de la póliza, y estas condiciones hayan sido firmadas expresamente y aceptadas por el asegurado, entonces se deberían cubrir los daños propios aunque el conductor sea nuestro hijo, o incluso cualquier otra persona que no haya sido declarada en la póliza del seguro. Por lo tanto es fundamental revisar este matiz cuando se vaya a contratar la póliza de esta manera, aunque lo más frecuente es que las compañías lo incluyan.