Si hay una marca que le guste a los preparadores, esa es la bávara BMW. Y el BMW M135i, el pata negra de la gama justo anterior del BMW Serie 1, se merecía algo como lo que ha hecho BR-Performance en esta preparación de altas prestaciones. Al pequeño de la familia le han sacado 400 CV de potencia y un par máximo de 540 Nm, cifras superiores al BMW M140i actual.

La propia BMW ha cogido al M135i y lo ha actualizado. Si antes tenía 320 CV de potencia, ahora se llama BMW M140i y alcanza los 340 CV salido de fábrica. Pero la mejora de BR-Performance es todavía mejor, puesto que se lleva al BMW M135i hasta los 400 CV de potencia y con una generosa ganancia también en su par máximo. Y de paso, cómo no, un sonido mucho más bronco y provocador, porque como habrás podido imaginar se ha modificado el escape entre algunos otros cambios.

Tu BMW M135i con 400 CV y el sonido más macarra

Para hacer del BMW M135i esta bestia, BR-Performance en su ‘fase 2’ ha trabajado sobre el seis cilindros y 3.0 litros de cubicaje para mejorar el sistema de escape y, cómo no, exprimir su máxima potencia a través de la centralita (ECU). No han desvelado cuáles son exactamente los cambios, pero sí esto que comentamos, y que se ha deshabilitado el Start & Stop. Eso sí, el sonido es opcional, y se consigue con el paquete Pops & Bangs.

Aunque BMW ha mejorado el sonido de su pequeño con el paso del M135i al M140i, evidentemente no ruge como la bestia de BR-Performance. Y lamentablemente, lo que tampoco conocemos es el precio de esta preparación. Más allá de los ajustes mecánicos que le ha metido BR-Performance, la estética no se ha modificado en ningún punto, y se mantiene exactamente el mismo kit de carrocería deportivo con el que sale de fábrica.