Dicen que el Salón de París 2016 lo protagonizarán los coches eléctricos, y Mercees va a poner su granito de arena para que así sea con su prototipo de SUV eléctrico para competir con el Tesla Model X y futuros modelos similares. Los SUV –y diferentes subsegmentos- son una apuesta clave para el mercado, pero también los nuevos sistemas de propulsión: es una combinación, a priori, de éxito garantizado.

Habrá que tener paciencia porque este nuevo modelo no llegará hasta 2019 al mercado, según los rumores y filtraciones, pero por el momento Mercedes-Benz nos va a mostrar en el Salón de París 2016 un primer prototipo que nos dejará conocer con mayor detalle su diseño exterior, interior y, sobre todo, la configuración eléctrica de baterías y motores para la propulsión. Dato importante, por otro lado, que con este modelo se alcanzarían los 500 km de autonomía con una carga.

 

En el vídeo en que Mercedes anticipa su prototipo de SUV eléctrico nos preguntan ‘si estamos preparados para el cambio’. Esta cuestión se plantea, evidentemente, por la singularidad de su sistema de propulsión basado en la electricidad, pero muy probablemente también por un innovador diseño de carrocería, quizá algo distante de su lenguaje habitual. Por esto… ¿y por la tecnología de conducción semi autónoma?

De momento Mercedes-Benz ya ha comenzado a coquetear con la conducción autónoma en el Mercedes-Benz Clase E a escala comercial, y es evidente que trabajan en mejoras sobre esta tecnología. Y llegue o no al modelo comercial de 2019, que así debería ser, es muy probable que en este prototipo veamos avances sobre esta tecnología de asistencia en la conducción.

Sea como fuere, y tratando de leer entre líneas, lo más importante es que este prototipo se hará realidad próximamente en forma de SUV eléctrico en el catálogo de Mercedes-Benz. Y en París lo veremos con los típicos rasgos futuristas de cualquier concept-car, pero servirá para ir conociendo qué nos depara el futuro de la firma alemana.