Como SEAT, con el Skoda Kodiaq la firma checa ha lanzado su primer SUV, y tiene garantizado un nuevo éxito en ventas antes de empezar a aceptar pedidos. Pero la apuesta por los SUV continuará en el caso de ambos fabricantes, y con respecto a la checa se espera que el segundo modelo sea el Skoda Polar, que se situaría por debajo del Kodiaq en sus dimensiones, y como crossover urbano.

El Skoda Polar se espera que llegue al mercado en torno a 2019, y como comentábamos anteriormente sería un B-SUV centrado en convencer al mercado europeo occidental, es decir, el nuestro. Con respecto a su desarrollo, que aseguran que ya habría arrancado, estaría siendo trabajado sobre el Volkswagen Polo, o más concretamente sobre el SUV basado en el Polo, que tampoco estamos muy lejos de conocer de forma oficial. De hecho, su lanzamiento comercial está previsto para el próximo año 2018.

Otro SUV de la checa: el Skoda Polar para 2019

Entre los detalles clave que se han comentado hasta el momento están que se basará en la plataforma modular MQB del Grupo Volkswagen, o que contará con motores de tres cilindros en la gama diésel y gasolina. Se ha hablado, por otro lado, de que sus versiones base contarán con tracción delantera, pero se ofrecerá también con tracción total 4Motion manteniendo una apuesta similar a la del Skoda Kodiaq. Pero claro ¿qué pasará con el Yeti?

Con sus 4,15 metros de largo, según las previsiones, el Skoda Polar quedará por debajo. Es decir, que sería la opción más pequeña no sólo en dimensiones, sino también en precio. Y como es evidente, su diseño estaría basado en el Skoda Kodiaq, pero llevado a unas dimensiones más reducidas, como su precio, que se espera que ronde los 20.000 eurosseguramente menos-. Con este, de nuevo Skoda se desmarcaría con una de las mejores relaciones calidad precio del segmento, como con el resto de sus modelos.