Hay algunos románticos que dicen que los coches más bonitos ya han sido construidos… La verdad es que si esto fuera cierto el Jaguar E-Type es uno de ellos sin duda alguna. El propio Enzo Ferrari llegó a decir que este coche era el más bello que jamás había visto. Entonces ¿Qué pasa cuando tomamos un Jaguar E-Type, lo modernizamos con los mejores componentes pero manteniendo su esencia, y además montamos una carrocería única? El resultado es un juguete de 850.000 euros y la respuesta la tiene la empresa de restauraciones Eagle.

Eagle es una empresa situada en el condado de Essex (Gran Bretaña) , son unos reputados especialistas en el Jaguar E-Type. Fue fundada en 1982 por Henry Pearman y se dedican casi en exclusiva a este modelo.

Las posibilidades que le ofrecen a sus clientes son varias: te pueden vender un coche sin modificar, pero sólo si está en muy buen estado – no esperes encontrar algo curioso por menos de 120.000 euros en su stock-, pero también tienen entre sus coches algunos con “historia” por los que te pueden llegar a pedir 350.000 euros.

eagle low drag gt

Jaguar ‘Eagle’ E-Type, una minuciosa restauración y ‘puesta al día’ por 350.000 euros

Otra opción interesante es restaurar tu E-Type, pero a fondo, porque como ellos mismos dicen “no están interesados en trabajos a medias”. Y también pueden construirte un Eagle E-Type, un coche que exteriormente parece normal pero que bajo su piel lleva dirección asistida, una suspensión Ohlins, aire acondicionado, frenos de última generación y una instalación eléctrica completa, al nivel de cualquier coche de hoy en día. En este caso la factura que te pasarán estará alrededor de los 350.000€ más el coche de partida. Aproximadamente emplean unas 4.000 horas de trabajo en cada coche.

Y por último, por ser especial lo hemos dejado para el final, si tu bolsillo te lo permite puedes comprar un Low Drag GT. Las unidades son muy limitadas y han costado 850.000€ cada uno.

eagle low drag gt

‘Eagle Low Drag GT’, el Jaguar E-Type de ensueño

Para crear un Eagle Low Drag GT se parte de la base de un E-Type, y reutilizando tantos componentes originales como es posible pero siempre que estos no comprometieran un buen resultado final. La carrocería es de aluminio y ha sido modelada a mano. Las vías se han ensanchado para solucionar los problemas típicos de estrechez de los E-Type.

El Low Drag fue concebido como un prototipo de competición y el original aún rueda por los circuitos, el diseño exterior del Eagle es una recreación directa de este. Con respecto a la mecánica usa un 4.7 litros de inyección directa, el bloque es de aluminio. Lleva un cambio de cinco marchas y un diferencial autoblocante. Los frenos son AP Racing con discos de 315 mm delante. También hay unos amortiguadores Ohlins ajustables y unas bonitas llantas de magnesio. El peso en báscula es de solo 1.038 kg lo que hace que con una potencia de unos 350 CV este coche tenga una relación peso/potencia mejor que un F-Type V8 Coupe.

¿Y qué pasa con la polémica sobre modernizar clásicos? Pearman pasa de estereotipos y lo hace poniendo un buen ejemplo: “Por el hecho de vivir en una preciosa casa del siglo XVIII no tienes la obligación de lanzar los residuos por la ventana, como se hacía entonces. Tener un clásico cuyos frenos funcionen bien, que no se sobrecalienta y que te puede llevar al sur de Francia sin contratiempos es algo bueno. Nosotros conocemos los E-Type y mantenemos el espíritu y el corazón del coche. Solo hacemos que funcionen mejor”.