El binomio alemán prepara una versión descapotable del Mercedes-AMG GT C, y no es ninguna sorpresa porque ya vimos los nuevos modelos de Mercedes para el próximo año 2017. Efectivamente, el Mercedes-AMG GT C roadster, que es como lo llaman al menos por el momento, es uno de ellos y todo apunta a que estará, técnicamente, entre el AMG GT S y el AMG GT R, pero el fabricante no ha dado aún detalles oficiales al respecto. Lo fundamental es que se presentará en el Salón del Automóvil de París 2016

Que vaya a estar entre estos dos modelos significaría que se mantenga el bloque V8 4.0 litros biturbo, aunque ligeramente por debajo de los 585 CV de potencia del Mercedes-AMG GT R. Si hereda la estética de este, el más deportivo de ellos, entonces tendremos los paragolpes de mejor aerodinámica que, junto con el difusor de fibra de carbono aumentaban la carga aerodinámica en 155 kg para un mayor aplomo junto al splitter rebajado 40 milímetros y el alerón sobre dimensionado de la zaga.

El Mercedes AMG GT Cabrio ¿a medio camino entre los anteriores

Todos estos son los datos del AMG GT R, que supone un aumento de potencia de 75 caballos con respecto al AMG GT S con una aerodinámica más trabajada y otras mejoras. Las ruedas posteriores son direccionables, por ejemplo, y trabajan con el apoyo de una suspensión coilover en un conjunto configurado en tres modos: Comfort, Sport y Sport Plus.

Pero algunas de estas mejoras respecto al GT S podrían no estar presentes en el Mercedes-AMG GT Cabrio, según apuntan las fuentes que aseguran que estará ‘a medio camino’. Si es así, entonces es probable también que veamos un par máximo por debajo, aunque cercano, de los 700 Nm que ofrece la versión más vitaminada. Y en definitiva, quizá lo más importante sea ver cómo se ha trabajado sobre el chasis para mantener su rigidez en un modelo tan exigente y de tan altas prestaciones.