Piecha Design ha metido mano al Mercedes-AMG GT S, que ya es de serie toda una bestia con 585 CV, para catapultarlo hasta los 620 CV de potencia y con una estética mucho más deportiva –si cabe-. No es como la preparación de RevoZport que alcanza los 650 CV, pero sin duda es toda una obra de arte sobre la ingeniería punta de AMG. En este, además, se ha trabajado especialmente sobre el peso para mejorar sus aptitudes dinámicas.

El Mercedes-AMG GT S de Piecha, que denominan AMG GT-RSR, está aligerado en gran parte de sus componentes gracias a la construcción en fibra de carbono. El faldón delantero, por ejemplo, con entradas de aire sobredimensionadas, favorece además la carga aerodinámica. Y en la parte posterior, también las tomas de aire se han trabajado de la misma manera. Por otro lado, se ha introduido un difusor ultraligero de fibra de carbono, así como un imponente alerón de generosas dimensiones y construido exactamente en el mismo material. Eso sí, el alerón retráctil para el freno se mantiene igual.

Mercedes-AMG GT S Piecha Design

AMG GT-RSR, el Mercedes-AMG GT S de Piecha Design

Otros detalles que se han modificado son, por ejemplo, llantas y neumáticos. El de Piecha monta unos UHP de Yokohama de 275/35 ZR19 en la parte delantera y unos 305/30 ZR20 en el eje posterior. Todo esto, además de para una estética acorde al resto de cambios en la carrocería, para soportar los 620 CV de potencia y el par máximo de 840 Nm. En definitiva, unas cifras que le permiten hacer el 0 a 100 km/h en sólo 3,7 segundos gracias al kit de altas prestaciones de Piecha y PerformMaster.

Se ha modificado también el sonido del motor, refinado con cuatro salidas de escape cromadas y con doble pared de 90 mm, con forma trapezoidal. Una preparación, sin duda, tan llamativa como nos tiene acostumbrados el preparador Piecha Design, y de la cual no sabemos precio… más allá de lo que ya supone desembolsar el AMG GT S.