Los fabricantes del sector están apostando por la electrificación e hibridación mientras se trabaja de forma minoritaria también en otras formas de propulsión más limpias como alternativa a las mecánicas de combustión interna, pero todo apunta a que tendrán que acelerar este horizonte según las exigencias en materia de legislación medioambiental. Tanto es así que para 2020 uno de cada seis coches deberá ser eléctrico.

En los últimos meses hemos visto cómo se han incrementado los avances en electrificación y conducción autónoma, que actualmente parecen los dos horizontes más evidentes para los fabricantes de automóviles. Sin embargo, a los principales gobiernos les interesa especialmente la apuesta por los coches eléctricos, según los estudios más recientes del Consejo Mundial de Energía (WEC). El organismo internacional habla de que el 16% de los coches nuevos deberán ser eléctricos. Eso, a Europa, nos deja exactamente con que el 10% tendrán que ser eléctricos. Sin embargo, en Estados Unidos y China es donde se llevan las cifras más ‘fuertes’, con un 11% y 16% respectivamente.

renault zoe

¿Estamos preparados para los coches eléctricos?

La mayoría de los fabricantes cuentan con al menos un híbrido en su catálogo, pero por el momento son pocas, o más bien muy pocas, las opciones que hay para quien quiere comprar un coche eléctrico al cien por cien. Los de mayores prestaciones en términos de autonomía alcanzan en torno a los 300 kilómetros según homologación, y ya sabemos perfectamente que las cifras reales luego son algo peores. Por lo tanto, de momento los coches eléctricos no están planteados como alternativa real para la necesidad de cualquier conductor.

Más allá de lo anterior, que antes del próximo año 2020 debería estar más que resuelto según las previsiones, tenemos también el problema de los precios. Afrontar la compra de un coche eléctrico –o incluso híbrido- supone ahora un sobrecoste inasumible para algunos, o que sencillamente no interesa. Bien es cierto que se reduce el coste de repostaje, mantenimiento y otros, pero a muchos consumidores lo que les importa es el desembolso inicial, o simplemente la cuota mensual en la financiación. El Plan MOVEA es la ‘esperanza’ de nuestro mercado, pero por el momento no se están poniendo fáciles las cosas a los consumidores para que se ‘adapten’ al futuro.