No hay ningún error en el titular, no: un proveedor ha dejado a Volkswagen sin piezas para seguir fabricando el Volkswagen Golf. Resulta que el dieselgate ha tenido otros efectos colaterales, y uno de ellos es que surjan presiones entre Volkswagen y sus proveedores (algunos), que de momento se van a saldar con una pausa en su producción. Y en esta ocasión, sin embargo, la Justicia se ha posicionado en favor del fabricante de automóviles.

Curiosamente, Volkswagen sólo tiene un proveedor para algunos de los componentes de su modelo estrella, el Volkswagen Golf. El grupo Prevent es el que se encarga de surtir a la multinacional alemana de algunas de las piezas mecánicas para la fabricación de sus cajas de cambios, así como los tejidos de sus asientos. Y este grupo, con las dos filiales con las que provee a Volkswagen de tales componentes, ha reclamado 500 millones de euros a Volkswagen para costear recientes modificaciones que han llevado a cabo en sus centros de producción. ¿Por qué reclaman este dinero? Porque Volkswagen ha roto su acuerdo con ellos -aunque aún sigue vigente-, y ahora tienen que encarar el pago de tales modificaciones sin haberse llevado a cabo.

asientos volkswagen golf gti

No hay proveedor, no hay Volkswagen Golf

La Justicia ha dado la razón a Volkswagen autorizando al fabricante de automóviles a incautar los materiales necesarios para continuar con la producción de sus modelos afectados por la falta de componentes ofrecidos por tal proveedor, pero la multinacional alemana no ha dado el paso de adoptar medidas drásticas. En este contexto, el resultado para la marca del dieselgate es la paralización de su factoría de Wolfsburg, donde se fabrican el Volkswagen Golf, el Tiguan y el Touran, y por tanto unas pérdidas de 40 millones de euros semanales.

De momento no se ha perdido un céntimo, pero el plazo se agota y en caso de que Prevent mantenga su postura y Volkswagen no decida incautar los componentes en cuestión, entonces no habrá medida alternativa a la paralización de la producción del modelo. Evidentemente, la clave en este sentido sería que hubiera más proveedores de los componentes en cuestión, pero es algo que tampoco ha logrado Volkswagen aún.