Sólo vamos a ver 200 unidades en todo el mundo, y sin lugar a dudas esto ya es un rasgo de exclusividad. Sin embargo, otros muchos detalles se han cuidado en el BMW M5 Competition Edition para seguir en esta misma línea: la mitad de ellos llegarán en Carbon Black metallic, y la otra mitad en Mineral White metallic. Y además del color, también tienen en exclusiva otros detalles estéticos, interiores y mecánicos.

En el apartado estético, el BMW M5 Competition Edition presume de llantas de 20 pulgadas de doble radio y acabadas en Negro Jet Black. Estas llantas cuentan, además, con neumáticos de 265/35 ZR20 en la parte frontal y 295/30 ZR20 para los posteriores. Pero no es lo único que cambia en esta edición especial, sino que tiene un kit de carrocería completo en el que se pueden ver fácilmente unos retrovisores alternativos, un difusor de generosas dimensiones en la zaga y otra serie de detalles de la edición especial.

BMW M5 Competition Edition

 

BMW M5 Competition Edition: exclusividad y deportividad en formato ‘edición especial’

Como en el resto de ediciones especiales de la división deportiva de BMW, en el M5 Competition Edition nos encontramos con una placa identificativa con el número de unidad en cuestión, así como molduras en fibra de carbono. También se han añadido terminaciones en cuero Merino Black con costuras Opal White, y en el interior encontramos también como diferencia las alfombrillas de Antracita con contraste en cuero merino. Otro punto a tener en cuenta son los asientos BMW M con ajustes eléctricos.

Se han incluido también en el equipamiento de serie, porque no hay opcionales posibles, el sistema Head Up Display y la tecnología Driving Assistant. Además el equipo de sonido lo firma Bang&Olufsen.

Pero hemos dejado lo mejor para el final, y es que este BMW M5 Competition Edition monta un motor V8 de 4.4 litros con la tecnología TwinPower Turbo. Vale, hasta aquí todo igual, pero lo interesante es que se han alcanzado los 600 CV de potencia con un par máximo de 700 Nm, luego 40 caballos más que en el M5, y con su correspondiente mejora en el par. En definitiva, un 0 a 100 km/h que se resuelve en 3,9 segundos y apoyado en las mejoras correspondientes al paquete Competition: 10 milímetros menos de altura, suspensión más firme y una revisión del diferencial activo M. Por 179.900 euros.