El ‘coche pequeño de Mitsubishi’ se ha actualizado para este año, el nuevo Mitsubishi Space Star acaba de renovarse y luce un aspecto bastante diferente, en consonancia no sólo con su propia gama más modernizada, sino también con un segmento que pedía a gritos al Space Star que modificase su diseño. Y se ha conseguido que sea mucho más atractivo, pero también mucho mejor acabado, principalmente por las nuevas tecnologías con que cuenta.

Arrancando por el diseño exterior, del que ya hemos perfilado pequeños detalles, este urbano es uno de los más grandes del segmento, y es algo que en realidad no se nota demasiado a primera vista, gracias a que cuenta con unas líneas suaves y no esa forma de cajón, como el popular Panda de Fiat. Cambios en los faros, en el paragolpes frontal, en el capó, en los faldones laterales, en el paragolpes de la zaga… un revés al diseño más propio de una nueva generación, aunque estamos ante un restyling, y que ciertamente se agradece. Es algo más dinámico, y sin lugar a dudas más llamativo, y especialmente en esta versión Kaiteki, con llantas de diseño espectacular, un interesante alerón y cristales oscurecidos. En esta actualización del Space Star tenemos 9 centímetros más de largo.

interior mitsubishi space star 2016

El Mitsubishi Space Star destaca por las dimensiones de su interior

Pero dejando a un lado el diseño exterior, en el que es evidente que todo a mejorado de forma notable, adentrándonos en el Mitsubishi Space Star de 2016 nos encontramos con un habitáculo espacioso como en el modelo anterior, uno de los más generosos en sus dimensiones dentro del segmento que ocupa, y que más bien lo lleva a rivalizar con sus superiores. Eso sí, a pesar de que las plazas traseras son amplias en rodillas y cabeza para dos ocupantes adultos, y que el maletero alcanza los 235 litros de capacidad, lo que penaliza al urbano de Mitsubishi son las calidades interiores. 

Ya para abrirlo nos hemos encontrado con un botón –no hace falta sacar la llave del bolsillo- aislado, no encajado en la propia maneta, que llama poderosamente la atención. No es lo habitual, y aunque cumple sus funciones perfectamente, no queda demasiado bien. Pero ya dentro de él nos encontramos con una botonera sin forma ni gusto para el elevalunas eléctrico, para cada una de las cuatro ventanillas, y plásticos duros en todo el salpicadero. El volante no, porque estamos en el acabado Kaiteki, y del mismo modo que la palanca del cambio, están acabados en piel de buen tacto y dureza. Los asientos, sin embargo, son de tela, y lo cierto es que aquí tampoco hay queja posible.

detalle interior mitsubishi space star 2016

En cuanto a la disposición de los diferentes elementos en el puesto de conducción, esta versión cuenta con control de multimedia y control de crucero desde el volante, lo que es un punto a su favor, y encajado en el hueco superior del volante, al fondo, el cuadro de instrumentos que mezcla relojes analógicos con una pequeña pantalla digital. En cuanto a los relojes digitales: el de la izquierda para las revoluciones, el central para la velocidad y el derecho el indicador ECO, pensado para ayudarnos a ahorrar combustible, pero que preferiblemente podría haber sido ocupado, por ejemplo, para la temperatura del aceite, que no viene indicada por ningún lugar.

La consola central juega un papel protagonista porque, además de que es simple por la importante reducción de botones a la mínima expresión, cuenta con una pantalla táctil que alberga funciones de navegación GPS y multimedia. Muy importante, por cierto, que cuenta con Apple CarPlay y Android Auto, y el USB para que funcionen estas características está dentro de la guantera en la posición del acompañante.

mitsubishi space star 2016 frontal

Se comporta bien, pero es un urbano muy encasillado en su segmento

Lo primero que llama la atención del Mitsubishi Space Star 2016 en la conducción es que la curva de par motor está desplazada a la parte superior del cuentarrevoluciones. Es decir, que en este motor de 80 CV de potencia nos encontramos con brío más que suficiente para ciudad y carretera sin grandes exigencias en este segundo campo, pero es un modelo que exige llevar alto el cuentarrevoluciones para no quedarnos sin fuerza. ¿Problema? Ninguno, pero los conductores no estamos demasiado acostumbrados a circular en cuarta a 120 km/h por la autopista con un cambio manual de 5 velocidades. Pero sí es cierto que se presta a jugar con el cambio por diversión, mientras que algunos de sus equivalentes lo requieren para una correcta respuesta.

piloto trasero mitsubishi space star 2016

Es un motor bastante ruidoso precisamente por lo anterior, y a pesar de que el modelo goza de buena insonorización interior. Los anteriores no son problemas en absoluto, sino sencillamente puntualizaciones, y lo que sí podría plantearse como una contra es que la suspensión es excesivamente blanda. Es un urbano demasiado encasillado en su segmento, demasiado puro, y es algo que se nota cuando circulamos más de lo debido fuera de su terreno: la ciudad.

¿En qué se nota? En que le sientan mal el viento lateral, que lo agita de una forma incómoda para el conductor, y en que circular por autopista no es tan cómodo como sí resulta en algunas de las alternativas más interesantes, como pueda ser el propio Fiat Panda que ya mencionábamos anteriormente. ¿Se puede salir a carretera con él? Claro que sí, pero en nuestra prueba hemos ido con él hasta Bembibre (León) y lo cierto es que se hace pesado cuando el aire juega en contra. Ahora bien, también nos hemos llevado al pequeño urbano de Mitsubishi a carreteras secundarias, y aunque resulta bastante impreciso por su suspensión y presta algo de inseguridad al volante, la dirección responde muy bien, bien llevado es un motor que se presta a ritmos divertidos en carreteras viradas, y en definitiva la experiencia de conducción es agradable. Esta misma configuración de suspensión y dimensiones, y un peso desplazado inevitablemente hacia la parte delantera, es lo que provoca que en ciertas ocasiones rebote el tren posterior cuando el pavimento es irregular y pedimos al pequeño Mitsubishi un ritmo para el que no está planteado.

mitsubishi space star 2016 delantera

El Mitsubishi Space Star 2016 sigue siendo un urbano recomendable

Si lo que buscas es un urbano que no consume demasiado, con sus aproximadamente 5,5 l/100 km en autopista y 6,3 l/100 km, es una buena opción. Si lo que buscas es un urbano espacioso, entonces también. Y si lo que buscas es un urbano que se defienda de la mejor manera posible en autopista, y pensando en posibles escapadas de fin de semana, entonces te recomiendo que lo pruebes antes de sacar la cartera. Es decir, que sí es una opción recomendable y el modelo cumple con las expectativas en prácticamente todos los campos, destaca especialmente por su habitabilidad y ahora su diseño es mucho más interesante, pero hay coches pequeños que responden mejor en carretera, y es algo que debemos tener muy en cuenta.