El Toyota C-HR está planteado como rival del Nissan Qashqai por sus dimensiones, y sin embargo, como al Nissan Juke, lo define un diseño singular en la carrocería. Ahora bien, también el interior está marcado por un lenguaje de diseño interior, y de hecho es el interior tipo que heredarán los próximos Toyota. En una nueva galería, el fabricante ha desvelado ya con todo lujo de detalles cómo será el C-HR por dentro, que estará disponible para reservar desde el 1 de septiembre y se comenzará a entregar a los primeros propietarios desde finales de año.

El Toyota C-HR tiene unas dimensiones de 4,63 metros de largo y 1,79 m de ancho por 1,55 de alto. Por estos datos estamos ante un rival del Hyundai Tucson, Kia Sportage o Nissan Qashqai. En estas fotografías que revelan su interior se pueden ver detalles de deportividad como en los asientos, y de importante avance tecnológico como en la pantalla de 8 pulgadas.

toyota c-hr

En las fotografías del interior se puede ver cómo, con el Toyota C-HR, se ha apostado al máximo por la separación de las plazas delanteras. Un rasgo típico de vehículos enfocados al confort, en segmentos de altas prestaciones y elevado precio. En este caso se ha fundido este concepto con la deportividad que se puede apreciar en los tonos de contraste del interior o las formas de los asientos, y que inevitablemente nos lleva a pensar en ese Toyota C-HR de unos 180 CV de potencia. Llegue a existir o no, en el modelo estándar encontramos una máxima simplificación de los controles físicos cediendo el protagonismo a la sobresaliente pantalla, no integrada en las formas propias de la consola central o el salpicadero.

Además de lo que se puede ver en las fotografías del interior, interesante recordar que se podrá solicitar con sistema de sonido JBL con amplificador estéreo de ocho canales y 576 vatios de potencia, con nueve altavoces.