Las cosas como son, la parrilla frontal es fundamental en el diseño de los vehículos deportivos. Y si miramos a los diferentes modelos de Tesla, por hacer referencia a algunos eléctricos conocidos, hay algo que coincide: la parrilla desaparece por aerodinámica. No hay motor que refrigerar, luego no es necesaria esta toma de admisión, y cerrar el frontal beneficia una menor resistencia, luego una mayor eficiencia energética. Pero ¿cómo sería tu siperdeportivo favorito si fuese eléctrico, sin parrilla frontal?

En esta galería de imágenes tenemos, por ejemplo, al Nissan GT-R. Imagínate a Godzilla sin su parrilla en V, la que acaba de estrenar, y aquí lo tienes con un frontal que pide a gritos, por lo menos, una matrícula que tape semejante superficie lisa. Pero no es el único, porque quitarle la parrilla al Audi R8 le sienta igual de mal, y exactamente lo mismo ocurre con modelos deportivos más modestos como el Ford Focus RS o el Fiat 124 Spider.

Diseños sin parrilla frontal y coches eléctricos ¿hacia dónde vamos?

Es evidente que hace falta replantear el diseño típico de los vehículos en favor de la electrificación. Sin recurrir a la parrilla, evidentemente, Tesla ha apostado por un frontal con una inserción negra que imita a esta parrilla, igual que BMW que ha integrado su parrilla doble sin entrada de aire, sino sencillamente en tono negro oscuro y con el acabado cromado delimitando su forma habitual.

No, no vamos a ver ‘parrillas’ en los coches eléctricos, y eso quiere decir que veremos diseños completamente nuevos próximamente. De momento, todos tranquilos porque tenemos motores de combustión interna para rato, y más que el diseño lo que preocupa ahora es cómo adaptar estas bestias a las exigencias de las normativas contra las emisiones contaminates. El downsizing, por ejemplo, es uno de los retos antes de los coches eléctricos. Pero, y cuando no haya más salida que la electrificación ¿veremos cosas tan horribles como estas? Esperemos que no