La firma checa Skoda tiene una academia en la que enseña a futuros diseñadores de coches lo necesario para hacer cosas como esta, el Skoda Atero. Es un modelo único producto de esta academia Skoda, centrada en el diseño y desarrollo de automóviles, que como es evidente se basa en el Skoda Spaceback, pero ha llevado un año de intenso trabajo para, aunque mostrando similitudes evidentes en el apartado estético, ser un modelo completamente diferente.

Como comentábamos, se base en el Skoda Spaceback, pero es un prototipo único que cuenta con un bloque motor TSI de 1.4 litros de cubicaje con una potencia máxima de 125 CV. Este bloque motor de gasolina está asociado a una transmisión automática de doble embrague con siete velocidades, pero no es el único punto de la mecánica que se ha modificado.

El Skoda Atero es ‘único en su especie’, y sale de la Academia Skoda

Imitando la línea del Hyundai Veloster, la carrocería del Skoda Atero muestra formas de coupé. Pero claro, no haríamos este paralelismo si los estudiantes de la academia Skoda no se hubieran centrado en otros detalles estéticos como eliminar las puertas posteriores para darle una mayor deportividad, algo que se combina con el techo completamente de cristal y terminado en un pequeño spoiler de color rojo, el tono de contraste que han utilizado respecto a la carrocería negra.

Este detalle en rojo lo encontramos también en los neones inferiores, el difusor de la zaga o el contorno de la parrilla frontal. Y está presente también en el spoiler delantero, e incluso en el capó. El aire deportivo del Skoda Atero es evidente, y el toque macarra también. Así que no tenemos sólo neones, sino también un equipo de sonido con 400 vatios, llantas de 18 pulgadas… Pero como ya comentábamos, es único, y sencillamente se llevará de exposición a diferentes eventos. Eso sí, es completamente funcional, y quién sabe si servirá de inspiración para futuros modelos.