Un medio británico asegura que la directiva de MINI están planteándose desarrollar un nuevo modelo sedán para sumarse al Cooper, el Clubman y el Countryman que, a falta del lanzamiento comercial de este último, son las opciones que más convencen al mercado. Esta berlina de MINI, no obstante, parece que estaría enfocada a Estados Unidos y Asia, según las declaraciones de ejecutivos del fabricante, aunque no quiere decir que no fuese a llegar a España y otros mercados europeos.

Cinco ‘modelos básicos’ en el catálogo con sus diferentes versiones, y un contexto ideal para un modelo sedán de MINI, o al menos así lo plantean desde el medio británico Autocar. Y no es un tema poco fiable, puesto que desde la directiva de MINI ya se ha comentado, en declaraciones públicas, que en Asia y Estados Unidos las carrocerías sedán tienen una demanda muy interesante. Ahora bien, en el catálogo de MINI no hay lanzamientos de este tipo que podamos recordar, aunque de parte de BMW, evidentemente, sí hay muchos modelos que podríamos revisar como ‘antecedente’.

Apuntan a que se podría retomar el Riley, que aún pertenece al Grupo BMW. Ahora bien, esta información parece no encajar demasiado si se revisa la relación de los estadounidenses con este nombre. Lo cierto es que, aunque es un pedazo de la Historia, no se guarda demasiado cariño sobre este modelo, luego no parece una ‘marca’ demasiado interesante para reutilizar. Comentan que ‘no hay conexión emocional’ con el Riley.

Lo que es un punto clave es que, por el momento, MINI ya se ha atrevido con nuevos segmentos, y el Countryman que está a punto de llegar al mercado es una buena referencia en este sentido. La relación con BMW, la matriz del grupo, les ha permitido utilizar una plataforma ya reconocida sobre la que desarrollar su pequeño SUV. Y evidentemente, de nuevo podrían utilizar una plataforma del grupo para construir el sedán de MINI.