Aunque con sólo 1.6 litros de cubicaje, esta revisión del Nissan Juke creada por la división deportiva del fabricante nos ofrece 218 caballos de potencia y un par máximo de 280 Nm. Unas cifras muy a tener en cuenta si recordamos que estamos ante un SUV del segmento B, con un peso de 1.390 kg y un largo de 4,1 metros aproximadamente. Nos hemos montado en él, lo hemos probado, y queremos contarte varias cosas.

En términos de diseño estamos ante poco más que un Nissan Juke en sus mejores acabados. Eso si no nos fijamos en el detalle, porque a pesar de ser una versión deportiva discreta, nos regala la vista con retrovisores en rojo y los detalles Nismo RS tanto en la parrilla frontal como en la parte trasera, un sencillo alerón y unas llantas multi radio de 18 pulgadas, entre algunos otros pequeños detalles que lo diferencian de sus ‘hermanos’. Y esta es una de las gracias del Nissan Juke Nismo RS para quien no busque un deportivo macarra, sino la dosis justa de distinción frente a las versiones más comedidas, y una dedicación especial de la marca en lo que realmente importa de él, que es la configuración mecánica.

Nissan Juke Nismo RS delantera

En este, como adelantábamos, nos encontramos con un bloque 1.6 litros gasolina turboalimentado con cifras generosas en par y potencia, que evidentemente se notan a sus mandos. Pero no vamos a empezar por el motor, sino que después de haber hablado algo sobre su diseño exterior nos vamos a centrar en el interior, y lo más emocionante lo vamos a dejar para el final de esta prueba.

Nissan Juke Nismo RS interior

Un SUV deportivo perfectamente válido para el día a día

Si hay un punto clave en este Nissan Juke Nismo RS, sin duda, son sus asientos Recaro acabados en cuero y alcántara. Olvídate de su aspecto, a pesar de que sin duda le dan un toque exótico a este disimulado SUV en su versión deportiva. La cuestión es que la magia del Juke, en esta versión, se quedaría a una importante distancia de la que hemos podido experimentar si no llevase consigo estos asientos, luego merece la pena pagarlos y realmente marcan la diferencia a la hora de conducirlo. La sujeción es un auténtico lujo en curvas, y sorprende cómo absorben cualquier aceleración agresiva hasta cualquier punto. Y aunque pueda parecer lo contrario, sí, son válidos para el día a día, aunque evidentemente no podemos buscar en ellos el mismo nivel de confort de los asientos-butaca.

Nissan Juke Nismo RS trasera

Y en otros puntos, al fin y al cabo estamos ante un Nissan Juke, sin demasiadas diferencias más allá del volante, también acabado en cuero y alcántara, que como podréis imaginar con estos materiales ofrece una sensaciones excelentes, y tanto la forma como el tamaño no sugieren crítica alguna. Los materiales a nivel global en el interior son correctos, pero los plásticos del salpicadero y las molduras de las puertas tampoco admiten demasiados deshacerse en halagos sobre el Nissan Juke Nismo RS. Cumplen, aunque sin duda serían mejorables, sencillamente por ser algo más duros de lo deseable. Y en cualquier caso, el aspecto global es correcto, con una buena disposición de los elementos en la consola central y el cuadro de instrumentación, y por otro lado una interesante consola adaptable que con un botón cambia los controles entre el climatizador y modos de conducción. Sin duda, esta última es una buena forma de simplificar la botonera.

Nissan Juke Nismo RS asientos recaro

Una auténtica bestia sobre el asfalto

Desde que arrancas el motor ya puedes ir conociendo cómo se va a comportar este Nissan Juke Nismo RS, y lo cierto es que a medida que aceleras incluso te sorprendes, pero de forma positiva. El Nismo RS exige rodar algo alto de vueltas. No es mentira en absoluto que podemos perfectamente llevarlo en 2.500 vueltas y mirar sin pánico el nivel de combustible restante, pero si queremos sacar todo el carácter que hay en ese 1.6 litros turboalimentado, entonces empezamos a sentirnos complacidos a partir de las 3.500 vueltas, aproximadamente, con un salto realmente emocionante que parte desde las 4.000 revolucionas hasta pasadas las 6.000 vueltas. Sí, el recorrido es holgado, y la respuesta es sencillamente brutal en todo este movimiento de la aguja, a pesar de que aquellos asientos Recaro de los que hablábamos al comienzo se encargan de tratar de olvidar que antes de darnos cuenta habremos rebasado, con mucho, el máximo legal de nuestras carreteras.

Nissan Juke Nismo RS detalle difusor

El motor es una maravilla, y la única pega posible que tiene, pero tampoco debería sorprender a nadie, es que se bebe la gasolina si le exigimos un ritmo divertido, aunque hemos sido capaces de mantenernos perfectamente en los 8 l/100km en recorridos mixtos y rebajando las cifras a unos 6,9 l/100 km en autopista, siguiendo las indicaciones. Ahora bien, el Juke Nismo RS pide a gritos disfrutar de este motor en una carretera de montaña, evidentemente lo hemos hecho, y aquí nos hemos ido a los casi 16 l/100 km. Aquí, en una carretera de montaña, es donde el Juke Nismo RS saca toda su gracia y lo que nos ha gustado especialmente es que nos pide jugar con el cambio, en este caso manual de 6 velocidades, para tener siempre la máxima potencia al primer toque del pie con el pedal.

nismo

Habrá a quien no le convenza tener que estar jugando con las reducciones para disfrutar de la experiencia más deportiva, pero si realmente te gusta conducir, probablemente aprecies esta diferencia del Nissan Juke Nismo RS. Y lo único criticable en este punto es que, aunque los recorridos del cambio son correctos, el guiado deja que desear en algunos cambios rápidos, aunque se aprenda a vivir con ello.

Nissan Juke Nismo RS detalle volante e interior

Pero no solo de motor vive el hombre, y en esta combinación de excelentes prestaciones mecánicas con unos muy agradecidos asientos la clave la juegan también un chasis revisado y una suspensión deportiva propia de Nismo que juegan el mismo papel protagonista que los elementos anteriores. En definitiva, nos encontramos con un conjunto realmente sorprendente por su precio, y que nos hace olvidarnos por completo de que estamos subidos en un SUV, y no un compacto de características similares. Y aunque la versión con transmisión automática viene acompañada también de tracción total, creedme si os digo que se pega al asfalto como si estuviese imantado.

Nissan Juke Nismo RS detalle paragolpes

No hay rival para el Nissan Juke Nismo RS

En TestCoches.es nos encanta disfrutar de las aptitudes deportivas de cualquier modelo, incluso los que apenas lo admiten y ni siquiera están planteados para ello. Somos así, nos gusta subir puertos de montaña incluso con una furgoneta, si hace falta. Y sin duda, este Nissan Juke Nismo RS ha sido todo un capricho, y el mayor punto en su contra no son sino los consumos.

nissan juke nismo rs detalle frontal

En términos de equipamiento, esta unidad ya venía con los retrovisores y luces de funcionamiento automático, la cámara de visión en 360 grados y algunos otros elementos interesantes. Pero lo cierto es que los asientos Recaro son la estrella de este conjunto, y por amplia diferencia. Lo más convincente del Juke en esta versión que hemos probado es que por unos 25.000 euros tenemos un SUV del segmento B y lo que eso conlleva –una excelente habitabilidad-, y además en una versión deportiva realmente divertida, sin rival en estas cifras.

Nissan Juke Nismo RS detalle rueda y llanta

Ficha técnica del Nissan Juke Nismo RS 1.6 DIG-T 218 CV

En definitiva, sí, como comentamos a través de Twitter, un coche altamente recomendable. Para jóvenes que busquen emociones y diversión al volante, además de un look deportivo en su justa medida. Pero incluso para quienes busquen un pequeño SUV para el día a día y que sea ‘tragón’ no les resulte una tragedia. Porque aunque con una configuración enfocada a la deportividad, es perfectamente válido, como el resto de los Juke, para la ‘vida urbana’.