Sabíamos que llegaría, y el Salón de Detroit ha sido la cita escogida por la coreana para la presentación del Kia Telluride, un alentador SUV de 7 plazas que adelanta cómo serán algunos de sus próximos modelos. Un SUV que aspira a conseguir la atención de los que buscan grandes dimensiones y lujo.

Su aspecto, inevitablemente, recuerda al Bentley Bentayga, y entra en un segmento en que Kia no ha encontrado demasiado éxito hasta la fecha, pero donde parece más que dispuesta a volver a apostar. Y para ello, no sólo nos ofrece un amplio SUV para albergar a siete pasajeros, sino una enorme carga tecnológica que demuestra su orientación premium, buscando encajar en el mercado de lujo donde compartiría espacio también con los Range Rover.

Kia Telluride

En el apartado meramente estético, el Kia Telluride luce una gigantesca calandra con ópticas LED de tamaño reducido y adentradas en la carrocería, con cuatro múdlos de iluminación que recuerdan al Range Rover. Ahora bien, hay algunos puntos donde recordamos que estamos ante un mero prototipo, como la apertura de puertas delanteras y traseras desde el mismo pilar.

El Kia Telluride quiere hacer frente a los SUV de lujo

En el interior, el Kia Telluride está dispuesto para el máximo confort, y lo demuestra con sus asientos traseros ‘extensibles’, que permiten desplegar la parte inferior para reposar las piernas casi por completo. Y por otro lado, el despliegue tecnológico es otro de los puntos a tener en cuenta, con una enorme pantalla táctil que se lleva todo el protagonismo del puesto de conducción y la consola central.

Kia Telluride interior

Ahora bien, lo que no conocemos aún del Kia Telluride son sus motores, aunque todo apunta a que el gigantesco y lujoso SUV de Kia tiene bajo el capó un motor V8 al que poco le importa el consumo de combustible teniendo en cuenta la caída del petróleo en los Estados Unidos.