La organización ecologista siguió de cerca el escándalo Volkswagen, como medio mundo, y consideró desde el primer momento que la multinacional alemana podía recibir “un soplo de aire fresco”. Después de años ensuciando el planeta, desde Greenpeace aseguran que “hay que limpiar desde dentro”, motivo por el cual han anunciado su compra por 678 millones de euros.

Hoy, 28 de diciembre, se cierra el acuerdo entre Greenpeace y la multinacional alemana que, a la espera de la aprobación por parte de los organismos reguladores de la competencia, pasará a formar parte de la propiedad de Greenpeace, donde hasta ahora sólo había algunos arbustos y un par de placas solares.

Greenpeace cambiará el enfoque de Volkswagen

Eliminar el eslogan “Das Auto” era sólo una señal de que Volkswagen está cambiando, pero ya bajo las directrices de la organización ecologista. En las oficinas centrales de la firma alemana, apuntan en el comunicado oficial, se ha instalado un teléfono verde para la comunicación directa entre Volkswagen y Greenpeace, y se mantendrá activo hasta que los ecologistas puedan operar ya con el fabricante de automóviles en propiedad.

“Hay formas más ecológicas de transportarse”

Volkswagen Golf GTI Clubsport

El nuevo “verde césped” de Greenpeace-Volkswagen

Por el momento, entre los planes de Greenpeace está abandonar los motores de combustión. Algo muy lógico teniendo en cuenta que la tendencia es fabricar coches eléctricos. Sin embargo, la organización ecologista quiere dar un giro a Volkswagen apostando todo al verde. Así, su objetivo de cara a 2020 es que todos los coches salgan de fábrica con pintura verde césped, que no sólo se caracteriza por el propio color, sino por una tecnología capaz de hacer la fotosíntesis para convertir el dióxido de carbono en electricidad

En España se mantendrán las inversiones, por las ardillas

El temor de que se puedan cancelar las inversiones en España tiene poco sentido, y es que desde Greenpeace han querido recordar que “hace años, en España una ardilla podía cruzar de norte a sur sin bajarse de los árboles”, luego miran con cariño a la Península y no pretenden sacar un céntimo de nuestro país.