La actual tendencia de la industria del automóvil está muy clara ,y pasa por ofrecer cada vez más modelos que empleen tecnología híbrida o eléctrica para funcionar. Hasta hace bien poco, los coches híbridos eran un minoría, casi el único que se conocía era el Toyota Prius, mientras que ahora, rara es la marca que no ofrece una versión híbrida en alguno de sus modelos.

Lo mismo pasa con los coches eléctricos, hasta ahora, el ya antiguo Tesla Roadster vivía en una extraña soledad, mientras que ahora se le han unido más modelos de Tesla, y de otros muchos fabricantes como el Nissan Leaf, el Renault ZOE o el Ford Focus Electric por citar algunos.

En resumen, se busca cada vez más el fabricar coches limpios, que sean respetuosos con el medio ambiente. Una tendencia que ha llegado a los grandes superdeportivos, que ya no sólo buscan unas prestaciones de infarto, sino que recurren a sistemas híbridos para conseguirlas obteniendo además unos consumos más bajos. Es el caso del McLaren P1, el Porsche 918 Spyder o el Ferrari LaFerrari.

Pero parece que desde Chevrolet quieren ir un paso más allá con su deportivo, y ya estarían mirando hacia el futuro al plantearse un Chevrolet Corvette eléctrico.

Un Chevrolet Corvette eléctrico podría tener grandes prestaciones, pero sin su sonido perdería muchos seguidores

Chevrolet Corvette

Sinceramente, esto sería algo bastante chocante y que a buen seguro generaría bastantes críticas para la marca americana, que siempre ha unido el nombre de Chevrolet Corvette al de la deportividad y el rendimiento.

Pero, ¿de dónde salen estos rumores? Pues muy sencillo, resulta que se acaba de conocer que desde Chevrolet han registrado un par de nombres, concretamente estos: “Corvette E-Ray” y “E-Ray”. Si, es cierto que estas patentes no tienen por qué significar que vayamos a ver un Corvette eléctrico, ya que no conocemos el significado de “E-Ray”.

Pero viendo que el fabricante estadounidense lleva un tiempo tratando de ampliar su gama de vehículos eléctricos, bien podría ser pionera al convertir su deportivo emblema en unos de los primeros deportivos eléctricos.

Eso si, pase lo que pase, esperemos que no sea una versión única y que podamos seguir disfrutando del sonido del motor V8 de 6.2 litros que montan los actuales Chevrolet Corvette.